05 de junio de 2018
05.06.2018
  • Magazine Fashion&Arts

Delphine de Vigan: Juegos de espejos

La protagonista se llama Delphine, es escritora y sufre una crisis creativa. ¿Realidad o ficción?

05.06.2018 | 20:22
Delphine de Vigan trabajando en su estudio doméstico.

El común goteo de experiencias personales del autor en toda novela excede lo meramente incidental en la obra de Delphine de Vigan (Bolougne-Billancourt, 1966), que concibe la literatura, según afirma, como "una manera de mirar el mundo, de comprender sus luces y sus sombras. Un prisma a través del cuál puedo observar a mi alrededor". Ya en su primer libro, Días sin hambre, publicado en 2001 bajo el pseudónimo de Lou Delvig, hablaba sin pudor de la anorexia que padeció de adolescente; y el centro de la premiadísima Nada se opone a la noche (2011) no era otro que el trastorno bipolar de su madre –que la llevaría al suicidio–, y cómo este afectó a la familia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook