05 de junio de 2008
05.06.2008
Cuerpo a tierra

Honor

Carmen Ruano

05.06.2008 | 02:10

La capacidad del ser humano para hacer tonterías e incluso rozar el ridículo no tiene límites. Les pongo un ejemplo que ha llegado a mis manos por casualidad pero, para ser benévola, omitiré el nombre del protagonista porque no es cuestión de hacer escarnio público de un desliz. Humano al fin y al cabo. Se trata del director de un centro escolar que, dos días después de que un profesor se pusiera en huelga de hambre para protestar por la homologación y la dignidad de los docentes, prepara un escrito donde califica la actitud del compañero como "un acto ejemplar de arrojo, convicción, honor y decisión". Dos días después, el ejemplar compañero decide abandonar la protesta y la huelga de hambre por recomendación de los médicos de manera que el arrojo y la osadía, que son sinónimos, le duró los cuatro días de la huelga de hambre; la convicción y el convencimiento se ajustaron a las recomendaciones médicas y, es un suponer, a los despavoridos requerimientos del estómago; y la decisión, determinación y firmeza de carácter, que viene a ser todo lo mismo, cedió con una celeridad impropia de un mártir de la homologación sin contraprestaciones. He dejado para el final el calificativo de honor, que viene a ser la gloria o la buena reputación que adquiere un individuo tras culminar una gesta sin precedentes, heroica, diría yo. En este caso sería mejor hablar del récord Guiness a la huelga de hambre más corta. O de conducta ejemplar para los críos a los que se supone que educan. Ya me los imagino poniéndose en huelga de hambre porque no quieren comer espinacas. O ir a clase de violín. O hacer la tarea del cole. Eso sí, con arrojo, convicción, honor y decisión... Y a los padres, con algo nuevo en lo que entretenerse: ¿cómo está tu hijo? Bien dentro de lo que cabe, esta semana se me ha puesto en huelga de hambre tres días y quiere un aumento de la paga semanal sin contraprestaciones. No te quejes, el mío me ha montado cinco manifestaciones en la escalera del edificio. Es lo bueno que tiene la enseñanza pública. Estoy pensando en apuntarlo en la Universidad de la Vida. Para que haga un carrerón...

cruano@epi.es

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine