02 de julio de 2018
02.07.2018

Una multitud de personas reviven el tradicional trueque en la XIII edición de "Al Paso de la Cumbre"

Dicha actividad de recuperación etnográfica pretende rememorar las tradiciones costumbristas de nuestros antepasados

02.07.2018 | 12:37
Una multitud de personas reviven el tradicional trueque en la XIII edición de "Al Paso de la Cumbre"

Durante el día de ayer, 1 de julio, una multitud de personas ataviadas con la vestimenta canaria propia del ámbito rural de mediados del siglo XX participaron en la XIII edición de "Al Paso de la Cumbre"; una actividad de recuperación etnográfica organizada por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento, que dirige María José García Pérez, y a través de la cual se intenta rememorar la forma más ancestral de "comercio" entre personas de diferentes municipios sin la mediación del dinero y la escenificación de las estampas costumbristas que ofrecían los caminos canarios durante la mencionada época.

Esta iniciativa -la cual se ha desarrollado en colaboración con los Ayuntamientos de El Tanque y Garachico, así como la Fundación Tenerife Rural; la Asociación Cultural Montañeros de Uzapa; Los Talleres de Baile de Santiago del Teide; los vecinos de San Juan de la Rambla y de Santiago del Teide, así como la Parranda del Ron de la EMF de Arona- se desarrolló a través de 3 puntos de encuentro que, al igual que en ediciones anteriores, transcurrieron por distintas ubicaciones de La Montañeta y San José de Los Llanos para, finalmente, atravesar el Camino Real ubicado en la localidad de Santiago del Teide y culminar en la Plaza Pública de ésta, donde los/as participantes pudieron disfrutar de una comida y, posteriormente, tanto éstos como los allí reunidos bailaron y cantaron al son de la Parranda Chedey, la cual deleitó a todos/as los/as presentes con su espectáculo musical.

En definitiva, la razón de ser de la actividad "Al Paso de la Cumbre", la cual lleva ya 13 años llevándose a cabo, no es otra sino ahondar en el homenaje a las generaciones canarias que recorrían los caminos y las veredas del archipiélago buscando el sustento familiar y, por ende, revalorizar los productos que formaban parte del sistema de intercambio, incidiendo en las relaciones sociales que se establecían como fruto de estas transacciones comerciales y que tan importantes eran en el día a día de nuestras generaciones pasadas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook