17 de marzo de 2019
17.03.2019
Debates para la ciudadanía del Consejo Insular de Aguas de Tenerife (CIATF)

Larga vida para una misma gota

La EDAR del Nordeste muestra los secretos del proceso de depuración en una de las plantas más avanzadas de Tenerife

17.03.2019 | 01:24
Larga vida para una misma gota
Larga vida para una misma gota

Una misma gota de agua puede usarse varias veces antes de verterse al mar o al subsuelo. Pero para ello es necesario limpiarla primero. Es precisamente ese mensaje el que quiere transmitir el Consejo Insular de Aguas de Tenerife a través de una de sus infraestructuras pioneras, la Estación Depuradora y Regeneradora de Aguas Residuales del Noreste de Tenerife (EDAR del Noreste). Este espacio de Valle de Guerra, en La Laguna, recibe estos días numerosas visitas de tinerfeños que se interesan por la labor que se realiza en esta planta.

Estas actividades se encuentran enmarcadas en el proyecto Cuídame, que desde hace algunos meses trata de mostrar el proceso de depuración de aguas residuales urbanas a escolares y asociaciones de la Isla. Estas acciones hacen un especial hincapié en la importancia medioambiental, social y económica de instalaciones como esta EDAR del Noreste. El objetivo de este taller es dar a conocer una actividad desconocida como es el proceso del ciclo integral del agua en Tenerife a través de la depuración y regeneración del agua. Para ello, a lo largo de esta semana, y también en los próximos días, se están realizando visitas a la planta ubicada en Valle Guerra.

Secundaria y Bachillerato

Cuídame está dirigido sobre todo a centros de Secundaria y Bachillerato y ciclos formativos, así como a vecinos en general en menor medida, y con las visitas programadas los participantes pueden conocer cómo se lleva a cabo el proceso de depuración y la importancia de ser parte activa responsable del ciclo integral del agua como un agente valioso en este proceso. Y es que la forma en la que se integre el agua usada al ciclo será determinante para que los procesos de depuración tengan mayor éxito. A todo ello se sumará, el próximo viernes, la celebración del Día Mundial del Agua, que también traerá acciones especiales.

Un grupo de alumnos de 4.º de ESO y de 1.º del ciclo de Formación Profesional de Jardinería del IES San Matías protagonizaron una de estas visitas a la EDAR del Nordeste el pasado viernes. Durante la mañana, el responsable del proyecto Cuídame, Ulises Santos, explicó que estas jornadas surgieron a raíz de la introducción de nuevas tecnologías en la planta. "Hemos mejorado mucho, pero esta actualización también supone que nos encontramos ante maquinaria más sensible y que se puede ver afectada por el mal uso que hacemos los ciudadanos desde nuestras casas", indicó Santos al inicio del recorrido. Por tanto, estas jornadas se centran en potenciar la sensibilidad medioambiental entre todos los ciudadanos. "Queremos hacer ver que el agua que sale de esta depuradora puede tener una nueva utilidad para el sector de la agricultura y reducir el consumo de agua de las galerías", explicó el responsable del proyecto, quien añadió que "para logra r esta buena calidad, tenemos que recibir el agua con unas mínimas condiciones y ahí es donde intervienen los tinerfeños, con los hábitos que tengan en sus casas".

De este modo, uno de los primeros aspectos que se trataron en la actividad fue la necesidad de que los usuarios de la red no tiren toallitas, tampones, tiritas, pelo o aceite por el desagüe. "Lo que queremos es que el agua llegue a la depuradora lo más limpia posible para poder tratarla adecuadamente", explicó Ulises Santos, quien añadió que "las grasas son uno de los elementos que más problemas generan porque pasan por los filtros y, si llegan a las membranas de los sistemas, pueden acortar la vida de la maquinaria". De este modo, el responsable del proyecto afirmó que es precisamente el daño que pueden causar las toallitas en la red uno de los aspectos que más impresionan a los visitantes de la EDAR de Valle de Guerra.

Mitigar el mal olor

Como no podía ser de otra forma en una estación depuradora de aguas residuales, el mal olor es otro de los aspectos que llama la atención de los alumnos que llegan a esta planta, que pueden ir descubriendo las diferentes fases del proceso a través de los efluvios cambiantes. Y es que, explicó Ulises Santos, a esta instalación llega toda el agua urbana de la zona, así como la que proviene de las industrias cercanas, y que se tratan con técnicas novedosas como es el caso de la ultrafiltración, con la que se tratan de evitar, en la medida de lo posible, los malos olores.

Todas estas visitas se completan con divertidos experimentos, con los que los jóvenes pueden comprobar el trabajo de la instalación. De hecho, la visita finaliza con un ensayo que demuestra cómo se realiza la separación de residuos en la planta, y que permiten descubrir el proceso de depuración a pequeña escala. Así, estas actividades se convierten en el primer paso para lograr la concienciación que busca el Consejo Insular de Aguas, que quiere dar forma a un aula medioambiental como un lugar vivo en el que se fomente la investigación y la participación de los ciudadanos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook