16 de marzo de 2019
16.03.2019
Salud II Jornadas sobre el Abordaje al Lesionado Medular

Cuando la terapia es volver a caminar

Un exoesqueleto permite a pacientes con lesión medular recuperar la movilidad y andar dentro de su tratamiento de rehabilitación

16.03.2019 | 00:51
Cuando la terapia es volver a caminar

Es sencillo y, al mismo tiempo, tiene tantas implicaciones físicas y psicológicas que abruman. Un exoesqueleto, un robot programado para facilitar la movilidad de las personas con lesiones medulares severas fue el principal atractivo de las II Jornadas sobre el Abordaje al Lesionado Medular, que se celebraron ayer en la Faculta de Ciencias de la Salud de la Universidad de La Laguna, con la colaboración de la Unidad de Lesionados Medulares de Las Palmas de Gran Canaria, la Asociación de Lesionados Medulares de Canarias (Aesleme) y de la Fundación Step by Step.De hecho, ésta última, que cuenta con un centro de rehabilitación en San Miguel de Abona, es la responsable del exoesqueleto, que utilizan en los pacientes con los que trabajan. Un robot que simula un esqueleto externo, con baterías y motores, y que desarrolla una marcha "para pacientes que, tras la lesión medular, van en silla de ruedas y, en la mayoría de casos, no pueden andar", explica Lara Alteiri, fisioterapeuta de Step by Step.

Mediciones

Tras el paso previo de medir tanto el ancho de las caderas como la longitud de las piernas para adaptar el exoesqueelto al paciente, y tras cerciorarse de que no presenta ninguna de las contraindicaciones previstas(un exceso de espasticidad, limitaciones articulares en las extremidades inferiores o riesgo de osteoporosis, en cuyos casos no se aconseja su uso), "los sentamos dentro de la máquina y los enganchamos al esqueleto externo, que es el que se levanta y permite al paciente ponerse de pie y caminar". A través de unos sensores instalados bajo los pies, que perciben si el peso del cuerpo está sobre un pie o el otro, el robot desarrolla una marcha constante que requiere que los lesionados "vayan trasladando ese peso de un pie a otro para que el movimiento se mantenga", señala Alteiri.

Los beneficios de esta terapia "son muchísimos. "A nivel músculo esquelético, ya que sitúa al paciente en una posición de bipedestación, que es la natural en el ser humano y que le permite estar bien alineado; a nivel muscular, porque ayuda a regular el tono; a nivel circulatorio, del sistema digestivo, la actividad peristáltica... Y, sobre todo, a nivel emocional. Son personas que están permanentemente sentadas en una silla y ven la vida desde abajo y, cuando están en el exoesqueleto, te lo dicen. 'Estoy de pie y te miro a los ojos' y eso es un impulso enorme", concluye.

Incidencia baja

Las jornadas desarrollaron aspectos de las lesiones medulares, una problemática "con unas consecuencias bastante importantes en cuanto a cuestiones como la movilidad, la sensibilidad o el control de esfínteres", apunta Enrique Bárbara, médico rehabilitador de la Unidad de Lesionados Medulares del Hospital Universitario Insular de Gran Canaria. "No tiene una incidencia muy alta, pero sí unas consecuencias muy graves que precisan de un tratamiento multidisciplinar en el que forman parte fisioterapeutas, terapeutas ocupaciones, enfermeros, médicos, urólogos, traumatólogos o psicólogos". De hecho, la tesis doctoral del doctor Bárbara situaba esa incidencia en Canarias en "9,3 casos por millón de habitantes / año durante los últimos 15 años", lo que implica "unas 20 anuales, aunque existen otras lesiones medulares por causas médicas, como pueden ser tumores o temas degenerativos".

Las jornadas, dirigidas principalmente a alumnos de Enfermería, Fisioterapia, destacaron la prevención, mediante la concienciación de la ciudadanía, como la gran herramienta pedagógica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook