12 de enero de 2019
12.01.2019
Medio ambiente Mar en Canarias

Buceo entre tiburones en aguas de La Gomera

El fotógrafo y documentalista Sergio Hanquet se topa con dos ejemplares de tintorera, uno de casi 3 metros

12.01.2019 | 00:43
Buceo entre tiburones en aguas de La Gomera
Buceo entre tiburones en aguas de La Gomera
Buceo entre tiburones en aguas de La Gomera

Para la inmensa mayoría, toparse con un tiburón de tres metros en el mar es sinónimo de pánico y peligro. Pero para una minoría que conoce muy bien el gran azul, como el fotógrafo y documentalista residente en Tenerife Sergio Hanquet, es una bendición. Le ocurrió a este divulgador de las riquezas del mar el pasado jueves en un punto entre las islas de La Gomera y Tenerife cuando navegaba en su barco, Chaxiraxi II, junto a su hijo Máximo. "Fue impresionante. Primero vimos la aleta dorsal de un ejemplar pequeño de tiburón azul. Me sumergí para verlo pero le perdió la pista. Unos minutos después seguimos navegando y vimos otra vez la aleta. Entonces volvimos a tirarnos y allí estaba el ejemplar, de alrededor de metro y medio".

Pero lo mejor ocurrió cuando apareció un segundo tiburón azul ( Prionace glauca), este adulto y de más de dos metros y medio. "Fue increíble. Se mueven de una forma muy elegante y son bastantes curiosos, por lo que puedes nadar alrededor de ellos sin problema". Sergio estuvo 30 minutos con los dos escualos, mientras Maximo cubría la seguridad en la embarcación a la deriva. "Se distanciaban, venían, volvían a irse... Son preciosos y tienen una gran aleta", relata este belga que lleva ya 32 años viviendo en Tenerife, para matizar: "No tuve el menor temor. Los tiburones no comen carne humana y por lo general no suponen una amenaza". Verlos en su hábitat es un espectáculo".

"La mala fama"

Hanquet cree que "la mala fama" que se han ganado estos peces como consecuencia del cine, especialmente de la mítica película Tiburón de Steven Spielberg, es "injusta". "En Canarias apenas ha habido incidentes, dos en los últimos años, y además se produjeron de forma accidental y no causaron graves daños a los afectados", detalla. El fotógrafo submarinista va más allá y asegura que la presencia de tiburones en las aguas isleñas es "una gran oportunidad". "La imagen terrorífica que se tiene del tiburón inspirada en el cine estadounidense se desvanece. Hoy en día los tiburones se han convertido en un atractivo protagonista para muchos de nosotros, buceadores, que viajamos por todo el planeta para ir a su encuentro".

En Canarias los divisan sobre todo los pescadores. De las 400 especies que se han registrado en el mundo, 50 visitan las aguas isleñas. "Especialistas en la divulgación y buceadores de la talla de Karlos Simon, Greg Lecoeur y Fred Buyle estuvieron en Tenerife el año pasado. Con ellos tuve la suerte de compartir inmersiones y aprender más sobre estos espectaculares animales". Las especies de tiburones pelágicos -que viven en aguas medias o cerca de la superficie y limitan al máximo su contacto con el fondo marino o la costa- más comunes en Canarias son los pertenecientes a los ejemplares con los que se toparon Hanquet y su hijo el pasado jueves, el tiburón azul -también conocido como tintorera-, así como el martillo y el janequín. También se pueden ver ejemplares del jaquetón y con menos frecuencia del tiburón ballena o el peregrino.

"Hay que dejar de considerar a los tiburones monstruos. Tiene que quedar claro que no comen carne humana y que si atacan a una persona, lo cual es bastante improbable, es para defenderse o por otras circunstancia. Es más, además de ser una oportunidad para atraer a buceadores aficionados, son imprescindibles para la vida marina", expone Hanquet. De hecho, el turismo de buceo genera cada vez más ingresos en las Islas, sin poner en peligro a las especies objeto de las inmersiones, y "estos animales son los responsables últimos del equilibrio del ecosistema marino, al encontrarse situados en la cúspide de la cadena trófica y, por ello, ser responsables de la riqueza y diversidad natural del medio marino".

Los tiburones azules en concreto se alimentan principalmente de atunes y otros peces. "No es fácil verlos. Nosotros nos encontramos estos dos ejemplares de casualidad, cuando navegábamos a La Gomera. Los pescadores sí se los encuentran más, sobre todo cuando van tras los atunes", concreta. Los lugares del mundo más conocidos para ver tiburones son la Polinesia, Maldivas, Sudáfrica, México, Cuba, Bahamas y el sur del Mar Rojo. "Viajar para ver tiburones se ha convertido en una prioridad para muchos buceadores, ya que son pocos los que no pueden presumir de haber vivido esta experiencia", detalla.

Según el libro Tiburones, Rayas, Quimeras, Lampreas y Mixínidos de la Península Ibérica y Canarias (Ediciones Díaz de Santos), los ejemplares de tintorera son de color azul celeste intento, oscuro en el dorso y aletas y muy blanco en el vientre. Pueden llegar a alcanzar cuatro metros de largo y viven alrededor de 20 años. Es una de las especies de escualos más castigadas por la pesca, especialmente en el Atlántico Noroccidental, tal y como señala este autor. La razón: "Las aletas del tiburón azul dominan el comercio en Hong Kong y su tasa de explotación global puede exceder el máximo de la producción sostenible".

Aletas de tiburón

El tipo de tiburón que se avista con más facilidad en las Islas es al mismo tiempo el más protegido de todos: el tiburón ángel o angelote ( Squatina squatina), localizado en fondos arenosos -como la playa de Las Teresitas- y praderas de fanerógamas. Es una especie en peligro crítico de extinción según la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza.

El pasado jueves, cuando vieron a los dos tiburones azules cerca de la costa de La Gomera, Sergio y Máximo pudieron fotografiarlos y hasta hacer un vídeo. "Estuvimos a escasos centímetros. La verdad es que llevo mucho tiempo en esto del submarinismo pero no dejo de perder la fascinación hacia los avistamientos, especialmente de tiburones", concluye este fotógrafo, documentalista y divulgador, autor de siete libros sobre estas maravillas del mar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook