08 de enero de 2019
08.01.2019

El vandalismo se ceba con el Teide

Nuevas pintadas destrozan y afean el paisaje del Alto de Guajara y el sendero siete del Parque Nacional

07.01.2019 | 23:11
El vandalismo se ceba con el Teide

La moda de apilar piedras

  • La moda de amontonar piedras e, incluso, de hacer esculturas con ellas también han llegado al Parque Nacional del Teide. Apilar rocas para dejar una escultura en el camino se ha convertido en una moda. Algunos creen que dan buena suerte, otros que harán realidad algunos de sus deseos y hay quienes las construyen simplemente por dejar sus huellas y embellecer el lugar Y es que las torres zen han llegado muy lejos. En concreto, hasta el Parque Nacional del Teide. Allí las descubrió ya hace unos meses el montañero Millán, quien detalla que los apilamientos se encuentran, sobre todo, en el sendero de Los Roques de García. A ello se suma, la enorme espiral de piedras esotérica que también hallaron hace algo más de un año los montañistas de Rutas Tenerife en medio del parque. Se trataba de un dibujo relacionado con la cultura maya que no solo alteraba el paisaje sino que puede ocasionar graves daños a la flora y fauna que habita en el parque y que también suponía en un grave atentado medioambiental en un paisaje protegido como es Las Cañadas del Teide.

El vandalismo se está cebando con el Parque Nacional del Teide. Los montañistas han encontrado nuevas pintadas que destrozan y afean el paisaje de este Patrimonio de la Humanidad. En este caso, los senderistas de Rutas Tenerife se han topado estos días con varios dibujos de importantes dimensiones sobre rocas del Alto de Guajara y en distintas piedras del sendero número siete del parque. Todo un atentado ecológico que destruye el paisaje y altera la naturaleza del mayor tesoro de la Isla.

El montañista Santiago Hernández -que dirige el grupo de Facebook de Rutas Tenerife- detalla que no es la primera vez que descubren actos vandálicos de este tipo en el Teide. "Es algo frecuente, aunque en esta ocasión nos llamó la atención que hay bastantes pintadas", denuncia. Así, el senderista reconoce que es algo que "encontramos a diario". "Quienes frecuentamos el parque solemos ver de todo: desde pintadas, hasta las famosas piedras amontonadas, pasando por folletos de propaganda tirados por el suelo", explica.

En concreto, las nuevas figuras dibujadas en Las Cañadas están localizadas en el Alto de Guajara y desde Montaña Blanca hasta el sendero siete. Según comenta Hernández, "estas señales que dejan tras sus escapadas de ocio algunos visitantes tiene la misma figura (firma) en todos los postes y señales pequeñas". "Esto significa que es obra, sin duda, de las mismas personas que andan sueltas por la Isla con un rotulador indeleble que destruye el patrimonio de todos", agrega.

Y es que este tipo de acciones no solo perjudican a la imagen del parque, sino que, además, alteran su naturaleza y hasta pueden poner en peligro a la fauna y flora que habita en la zona. "Suponen una enorme falta de respeto al medioambiente y ponen en evidencia la ausencia de educación de algunas personas", insiste Hernández.

Sanciones

Las Leyes de Ordenación del Territorio y de Espacios Naturales de Canarias recogen distintos tipo de sanciones por estos actos vandálicos. En concreto, en este texto legal se establece que "la lesión de la armonía del paisaje o su alteración en detrimento del Espacio Natural Protegido" será sancionable con multas que van desde los 6.0102 euros hasta más de 601.011 euros. Además, el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional del Teide completa la anterior descripción señalando que está prohibida cualquier acción que suponga "la alteración del relieve mediante excavación aterramiento u otras acciones", así como el arranque, cogida, recolección o extracción de tierras, áridos, piedras, rocas minerales o cualquier otro tipo de material geológico".

Según lo establecido en el Plan Rector también se podrá sancionar "la realización de señales, signos o dibujos en el terreno o en piedras, rocas, vegetales o inmuebles propios del Parque. En este caso, las sanciones pueden ir desde los 60,11 a los 601,01 euros.

No obstante, para los montañistas, la solución pasa por dos aspectos: un mayor control por parte de las administraciones y, sobre todo, la concienciación ciudadana. "No creemos que la multas o la mayor vigilancia solucionen este problema si no se trabaja en la educación y la conciencia de turistas y residentes", concluye Hernández.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook