11 de septiembre de 2018
11.09.2018
Güímar

La Fonda Medina luce nueva imagen tras su restauración

El trabajo realizado sobre el inmueble, cuya inversión fue de 51.000 euros, incluyó el tratamiento de paredes y la rehabilitación de la pintura

11.09.2018 | 19:09
Imagen de la Fonda Medina restaurada.

El Cabildo de Tenerife, a través del área de Patrimonio Histórico, ha finalizado la restauración y conservación de las pinturas murales de la Fonda Medina, ubicada en la Avenida Obispo Pérez Cáceres, en Güímar. Esta actuación, que contó con un presupuesto de 51.000 euros, se llevó a cabo con la firma de un convenio de colaboración en el que la Corporación insular aportó el 90 por ciento de la inversión (45.900 euros) y el Ayuntamiento el 10 por ciento restante (5.100 euros).

Hasta el inmueble, en el que actualmente se encuentra la sede de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento, se trasladó el presidente del Cabildo, Carlos Alonso, quien resaltó "el valor de las pinturas que decoran la estancia, que fueron realizadas por el artista gaditano Manuel López Ruíz", así como la relevancia de esta casa canaria, que es una de las más emblemáticas y que ha sido declarada Bien de Interés Cultural.

También asistió la consejera de Patrimonio Histórico, Josefa Mesa, que destacó que "la restauración ha sido intensa y difícil, el trabajo realizado es extraordinario y ha conseguido recuperar parte de la historia del inmueble". De igual modo, recordó que "se trata de una de las primeras obras finalizadas dentro del Plan de Patrimonio Histórico del Cabildo, que asiste en la restauración de bienes de valor cultural con subvenciones a los ayuntamientos".

Por su parte, la alcaldesa de Güímar, Carmen Luisa Castro, se refirió a la restauración como recuperación del patrimonio, y aseguró que "es un valor añadido que enriquece nuestro municipio y beneficia a las futuras generaciones. Debemos cuidar de nuestro pasado, ya sea en historia, arte o cultura".

La Fonda Medina está localizada en la Avenida Obispo Pérez Cáceres del municipio de Güímar. Las pinturas, que decoran la estancia que actualmente ocupa la Sede de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento, fueron realizadas por el artista gaditano Manuel López Ruíz. Se trata de una de las casas canarias más emblemáticas declarada Bien de Interés Cultural.

Los murales, que datan de finales de los años 20 y principio de los 30 del siglo XX, habían sufrido deterioro debido a problemas antrópicos. Representan diversos enclaves del Valle de Güímar, como es el caso del Pico Cho Marcial, y simulan lo que fue la Fonda Medina: un comedor y punto de encuentro que preparaba comidas para los profesionales, viajeros o visitantes que pasaban por la localidad tinerfeña.

La restauración consistió principalmente en la retirada de elementos que escondían la pintura original y en el tratamiento del empapelado. En este sentido, también se recogieron muestras y se realizaron analíticas sobre los 122,12 metros de superficie total policromada que se trató.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook