08 de mayo de 2018
08.05.2018
Terrorismo islamista

Desarticulada una red de captación yihadista que operaba en el sur de Tenerife

Tres hombres de nacionalidad marroquí, detenidos en la localidad de San Isidro acusados de reclutar y ayudar a un cuarto a unirse al grupo terrorista Al Nusra

09.05.2018 | 03:32
Desarticulada una red de captación yihadista que operaba en el sur de Tenerife
Desarticulada una red de captación yihadista que operaba en el sur de Tenerife

Operaciones en Canarias

La Policía Nacional, bajo la coordinación de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, desarticuló ayer una red de captación yihadista en la localidad sureña de San Isidro (Granadilla de Abona) tras detener a tres ciudadanos marroquíes por un presunto delito de captación, encubrimiento y financiación del terrorismo. Los detenidos son responsables de captar y favorecer el desplazamiento a Siria para unirse al grupo terrorista Al Nusra de un luchador extranjero, otro súbdito marroquí de 35 años que se encuentra en su país en paradero desconocido y que inició su proceso de radicalización a raíz de trasladar su domicilio a Granadilla y comenzar una relación de amistad con sus captadores.

Operación conjunta

La operación, que se puso en marcha desde primera hora de la mañana, contó con la colaboración de Europol y fue realizada por investigadores de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional, junto con policías de la Brigada Provincial de Santa Cruz de Tenerife.

Minutos antes de las 9 de la mañana tenían lugar las detenciones, anunciadas por el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, a través de su cuenta de twitter, en un locutorio propiedad de los sospechosos y en la mezquita de Nour, en San Isidro, en la que ejercían como imanes, vocales y custodios.

Ante la sorpresa de los vecinos de la localidad sureña, que aseguran que los detenidos hacían "una vida completamente normal, daban los buenos días, saludaban siempre... nada que hiciera pensar esto", la Policía comenzaba los registros tanto del locutorio como de la vivienda situada sobre la propia mezquita y en la que vivían, en régimen de alquiler, los tres ciudadanos marroquíes de 27, 35 y 37 años,respectivamente.

Criado en Tenerife

El locutorio, cerrado durante toda la mañana mientras se desarrollaban las operaciones ante la estupefacción de clientes habituales que afirmaban ignorar lo que sucedía, había sido comprado por uno de los detenidos hacía varios años, un individuo que se ha criado aquí, en Tenerife. "Lo conozco desde pequeño e iba muchas veces ahí a recargar el teléfono; nunca le había visto nada raro, iba a Marruecos, venía... pero no podía pensar nada de eso", explicó el dueño de un inmueble situado pared con pared con la mezquita, donde se realizó el grueso de las operaciones de la Policía Nacional.

De hecho, el registro del inmueble se prolongó durante más de 4 horas, inspeccionándose tanto la parte baja, dedicada a la oración de la comunidad musulmana, mayoritariamente de origen saharaui ("los viernes era el día que se juntaba más gente, todos vestidos a la usanza árabe, pero jamás dieron ningún problema", señala el propietario de un comercio cercano") como la superior, utilizada como vivienda.

Los agentes llevaron a cabo la inspección del edificio bajo la supervisión del Juzgado de Instrucción Número 2 de la Audiencia Nacional y con la presencia de uno de los detenidos, llevándose varias cajas con documentos y materiales de posible interés para la investigación.

Antecedentes por narcotráfico

El proceso de captación provocó una metamorfosis profunda en el presunto yihadista, que anteriormente llevaba una vida alejada del rigorismo salafista, ajena a la religión, con un aspecto puramente occidental y que, incluso, contaba con antecedentes por tráfico de drogas. El contacto con los tres detenidos provocaría dos cambios fundamentales: en su aspecto (adoptando la estética radical y haciéndose la zabiba, una marca que se produce por apoyarse de forma continua en la alfombra del rezo) y en su espiritualidad, lo que terminaría desembocando en la decisión del desplazado de viajar a Siria. El objetivo: unirse a las filas de combatientes de la organización terrorista Al Nursa, vinculada a Al Qaeda y que opera en Siria y Líbano bajo la descripción de "el más agresivo y exitoso brazo de las fuerzas rebeldes".

Ocultado en Centroeuropa

Tras dos años combatiendo en Oriente Medio, el supuesto yihadista regresó a Tenerife en 2015 en patera, tras haber perdido la mano izquierda y tener malherido uno de sus tobillos. A su regreso a la Isla, los detenidos continuaron prestándole cobertura y apoyo económico hasta que, conscientes de la dificultad de ocultar su conexión con el terrorismo yihadista, apoyaron su decisión de abandonar el Archipiélago para hacerse pasar por refugiado dentro del flujo sirio y libio de desplazados por la guerra que llegaban a Centroeuropa, abandonando Tenerife con una documentación falsa.

El fugado continuó, durante su estancia en varios países del continente, utilizando nombres falsos y aportando orígenes diversos, al tiempo que continuaba recibiendo apoyo y financiación de los tres detenidos en la jornada de ayer en San Isidro. Uno de ellos, de hecho, llegó a realizarle un envío de dinero a Hungría.

Finalmente, el supuesto yihadista resultaba detenido en Budapest, desde donde fue expulsado a Marruecos, donde permanece en paradero desconocido, mientras que los tres integrantes de la red desarticulada en el sur de Tenerife ya se encuentran en Madrid, estando previsto que pasen en las próximas horas a disposición judicial.

Con la desarticulación de esta red de captación son ya once las operaciones policiales antiyihadistas en España en lo que va de 2018, arrojando un saldo de 15 detenidos. La actividad en la lucha contra el terrorismo islámico está sufriendo un significativo repunte desde el año 2017, en el que tuvieron lugar un total de 51 operaciones, después de haber llevado a cabo 29 en 2015 y 24 en todo 2016. La mayoría de los casos que han requerido intervención están relacionados con la difusión de propaganda terrorista a través de las redes sociales y tareas de captación y adoctrinamiento deposibles combatientes.

Desde la elevación al nivel 4 de Alerta Antiterrorista el pasado 26 de junio de 2015, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ha potenciado todas las investigaciones relacionadas con este tipo de estructuras de propaganda, captación y financiación, especialmente en el ámbito del ciberespacio. De hecho, una de las operaciones más recientes se desarrollaba hace tan sólo dos semanas en Las Palmas de Gran Canaria, culminando con la detención de un hombre de 31 años nacido en Jordania y de nacionalidad española que había publicado varios vídeos en las redes sociales con discursos radicales a partir de los cuales llevaba a cabo tareas de proselitismo e incitación a llevar a cabo una yihad violenta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook