04 de mayo de 2018
04.05.2018

El Cabildo retiró en el pasado abril más de 251 toneladas de plantas invasoras

El consejero de Sostenibilidad destaca que la campaña de erradicación cuenta en 2018 con más de un millón de euros de presupuesto

04.05.2018 | 23:26
Trabajos para eliminar plantas tóxicas.

El Cabildo de Tenerife, a través del área de Sostenibilidad y Medio Ambiente, ha retirado durante el mes de abril más de 251 toneladas de residuos vegetales procedentes de especies invasoras que amenazaban el ecosistema de la Isla. Estas labores se enmarcan en el proyecto de Control y erradicación de flora exótica invasora, puesto en marcha por la Corporación insular en 2017 y que tiene continuidad este año hasta el próximo mes de diciembre.

El vicepresidente y consejero de Sosstenibilidad, José Antonio Valbuena, señaló que esta campaña de erradicación cuenta con un presupuesto total de 1.061.000 euros y ocupa a 49 trabajadores cualificados, repartidos entre nueve cuadrillas, para los nueve meses de actividad.

Técnicos, peones y operarios especializados en zonas verticales han trabajado en espacios naturales protegidos como los Parques Rurales de Anaga y Teno, las Reservas Naturales Especiales del Chinyero y del Barranco del Infierno, y en los Paisajes Protegidos de Rambla de Castro, Campeches y Acantilados de La Culata.

Algunas especies con las que se ha trabajado hasta el momento son el Pennisetumsetaceum (rabo de gato), Arundodonax (caña), Nicotiana glauca (tabaco moro), Chasmantheaethiopica, Crassulamulticava, Tradescantia fluminensiso Ageratinaadenophora.

Las actuaciones consistieron en el arranque manual de los ejemplares, recurriendo a herramientas especializadas y siguiendo los protocolos establecidos para su posterior eliminación, de forma que se garantice la no dispersión posterior de las especies por semillas o propágulos.

El objetivo del Cabildo es evitar la proliferación de estas plantas exóticas invasoras, que se han convertido en una de las principales causas de pérdida de la biodiversidad mundial. En este sentido, constituye un grave problema para territorios insulares como Tenerife, caracterizados por la singularidad y riqueza de su flora y su fauna.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook