01 de abril de 2018
01.04.2018
Semana Santa Una actividad que mezcla arte y religión

Una década de arte, creatividad y Pasión

Guía de Isora celebra la décima edición de la Pascua Florida

01.04.2018 | 22:32
Celebración de la Pascua Florida en el municipio de Guía de Isora

El arte invade las calles de Guía de Isora.

  • Los veinte montajes que han ocupado todo el casco histórico del municipio sureño, los escaparates de comercios mostrando obras de artistas canarios, la decoración de calles, balcones y farolas... han convertido Guía de Isora este fin de semana en un marco absolutamente único para vivir una Semana Santa en la que la combinación de lo tradicional con lo vanguardista es el sello de identidad. Dentro de un evento plenamente consolidado y con una reputación que traspasa las fronteras de Tenerife, el respaldo del público se convierte en uno de los principales alicientes. Desde su inauguración el Jueves Santo hasta su último día de exposición, hoy Domingo de Resurrección, cientos de personas han recorrido las huellas de la Pasión de Cristo a través de la visión de los artistas y maestros florales que han unido su talento en las calles isoranas.

La creación, el arte y la devoción tomaron, un año más, las calles de Guía de Isora en la décima edición de la Pascua Florida, un evento único en España en el que, cada Semana Santa, las calles del casco histórico del municipio sureño se llenan de montajes alegóricos en torno a la Pasión de Cristo.

Bajo la dirección del diseñador Carlos Curbelo, que este año ha sido el creador de 8 de los 20 montajes que invadieron la localidad, el crecimiento de la Pascua Florida ha mantenido un ritmo continuo que se ha traducido en la participación cada vez mayor de artistas procedentes tanto de diferentes puntos de la isla como de la Península, en una muestra "del alcance que está teniendo la Pascua Florida. Además, seguimos recibiendo multitud de solicitudes de floristas que quieren participar de cara a próximos años, por lo que estamos muy satisfechos de lo que estamos consiguiendo", en palabras del propio Curbelo.

Buena respuesta de público

Y la gente responde. Desde el pasado jueves, día en que se inauguraba la muestra, cientos de personas, tanto locales como extranjeros, se han sumergido en las calles de Guía de Isora, convertidas en una mezcla de museo al aire libre y de estación de recogimiento y penitencia.

Así, partir desde la Calle de Arriba llevaba a sobrecogerse con el cuerpo de Jesús cubierto con un sudario, encontrar en los colores el simbolismo de los sentimientos generados por los últimos instantes de Cristo, sentir de cerca la sangre, convertida en flores, de la espalda azotada o recordar el dolor y el sufrimiento en forma de sed del crucificado. Todo ello etapas de un viaje que va mucho más allá de lo puramente religioso, dado que "la Pascua Florida se integra en el recorrido procesional de la Semana Santa y se nutre de ella, pero es cierto que se ha convertido en una alternativa para muchas personas que se acercan a esta celebración religiosa desde otro punto de vista", tal y como señala Carlos Curbelo.

Arte en los escaparates

Además, los montajes en plena calle no están solos, sino que la inmensa sala de exposiciones sacra que supone la Pascua Florida arrastra al resto del municipio a participar y a engalanarse en estos días. Los tapices cuelgan de los balcones, las farolas que ocupan el recorrido procesional se ornamentan con elementos florales, las banderolas y carteles ocupan cada esquina y, como novedad este año, los escaparates de los comercios situados en el casco histórico se suman a través de una exposición con obras de 8 artistas canarios (Luis Alberto Hernández, Margó Delgado, Ayoze Domínguez, Maribel Sánchez, Ana Lilia Martín, Hugo Pitti, Javier Eloy, Silvano Acosta y Pepe Dámaso), algunos de los cuales ya han participado como invitados en ediciones anteriores. Las obras, que tienen en común su temática religiosa o floral, se han podido disfrutar durante toda la Semana Santa gracias a la colaboración de los comerciantes, que han ampliado el horario de encendido de sus escaparates.

Si bien Carlos Curbelo continúa siendo el alma mater de la Pascua Florida, la presencia de artistas invitados y floristas de distinta procedencia cada vez es más significiativa, dotando de una mayor proyección a la muestra. De esta forma, artistas como Ana Lilia Martín, Fany Cano y Luigi Stinga aportan una visión moderna e innovadora,; maestros floristas de la Escuela de Arte Floral de Cataluña, de la Academia Floral de Oviedo Alnorte o de Alginet, Valencia, demuestran el alcance nacional que tiene un evento único en España; y floristas de diferentes puntos de Tenerife (Ángela Batista, Cristina de León, Teresa Henríquez, Cristo Acosta y la empresa municipal de jardinería Zona Verde) consolidan el carácter de alcance insular de la Pascua Florida.

El recorrido continúa por la Calle Abajo, encontrándonos con un via crucis cubierto de espinas y un calvario que dan paso a una representación de la melena de María Magdalena, que desciende por la fachada de una casa situada junto a la figura de Caifás, sumo sacerdote judío y uno de los principales responsables de la condena a muerte de Jesús.

Rodeados de toda estas representaciones de las Sagradas Escrituras, turistas con móviles y cámaras de fotografía en mano (más de lo primero que de lo segundo, para qué mentir) se afanan en captar cada esquina, en casco de Guía de Isora, de unos montajes que ocupan puntos del casco que ya se han convertido en verdaderos puntos de referencia y lugares habituales en los que encontrar una obra de arte llegada la Semana Santa, aunque siempre hay lugar para "rincones que no habíamos utilizado y que se van a ocupar este año por primera vez", como apunta Carlos Curbelo.

La plaza de la iglesia de Guía de Isora se convierte en el centro neurálgico de la Pascua Florida. Allí, la Presencia Ausente de Ana Lilia Martín invita a realizar una reflexión filosófica sobre cuerpo y alma, al tiempo que un vistazo al barranco nos traslada a un mar de flores rojas como símbolo del sacrificioy la sangre derramada por Cristo, cuya Pasión comienza con el canto de un enorme gallo, obra de Luigi Stinga, que recuerda la negación de Pedro. Una traición que desembocará en una cruz como la que, en un juego de antagonismos con el agua de la vida, aparece en la Muerte y Vida de Zona Verde.

El atractivo de las obras y lo variado de su riqueza artística también han contribuido a reactivar el interés turístico del casco de Guía de Isora, de indudable valor histórico-artístico, lo que viene motivado, según Curbelo, por "la simbiosis que se crea entre arquitectura, formas, color y contenidos la hacen única".

Oferta cultural complementaria

A todo ello hay que sumarle la amplia oferta cultural que se ha puesto en marcha como complemento al proyecto, en la que se han incluido actuaciones de poesía, danza y música, como la actuación de la formación Capilla Nivariense: Réquiem, así como la celebración, el pasado viernes, del V Maratón Fotográfico Pascua Florida.

Última parte del paseo

Una pequeña cuesta tras dejar atrás la plaza lleva a la última parte del paseo, que nos muestra las lágrimas de una madre, las ataduras que sujetan a su hijo, la pila en la que alguien se lavó las manos ante la injusticia y, finalmente, un calvario inundado de luz blanca que recuerda la resurrección que se producirá hoy, tres días después de la muerte.

Junto con ese momento tendrá también lugar la recogida de los montajes de la Pascua Florida. El arte de las instalaciones desaparecerá durante un año de las calles de Guía de Isora, pero su creatividad, sus ideas y sus mensajes volverán a desplegarse el año que viene, cuando la Pascua Florida llegue en su undécimo aniversario para continuar regalando arte y devoción a partes iguales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook