28 de febrero de 2018
28.02.2018

El PP pide a la Corporación insular que baje el precio del agua desalada

La Isla cuenta con el coste más alto de toda Canarias para este recurso, lo que hace que su uso no sea competitivo para la agricultura

27.02.2018 | 23:49

La diputada nacional y consejera insular Ana Zurita ha reprochado al Cabildo "su escaso compromiso con el agua desalada" y ha solicitado a la Corporación "que ponga algo de su parte para evitar que el precio del agua desalada en Tenerife sea el más alto de toda Canarias cuando se da la circunstancia de que es el propio Cabildo el que, en la práctica, mantiene el monopolio de este suministro".

Zurita dijo que le llama "enormemente la atención que al Cabildo se le llene la boca con los beneficios de la desalación, sobre todo porque lo hace amparándose exclusivamente en las inversiones del Estado y sin que la Corporación insular tenga una inversión mínima". Indicó que pese a ser el Cabildo el gestor de este recurso en la Isla, su política de precios hace que el uso de agua desalada no sea competitivo, sobre todo para el sector agrícola.

Además, se mostró sorprendida por el "cinismo· de Coalición Canaria (CC) al exigir al Estado que realice una mayor apuesta por el agua desalada "cuando en Tenerife tenemos cuatro grandes plantas de desalación (Fonsalía, Granadilla, Santa Cruz de Tenerife y Arona-Adeje) que entre todas tienen una capacidad para abastecer a una población de 300.000 habitantes, ampliable, además de los usos agrícolas, un conjunto de infraestructuras que representan una inversión de 86 millones de euros procedentes del convenio en materia de Obras Hidráulicas entre el Estado y Canarias y del que se obtienen un agua de excelente calidad y con baja conductividad, lo que permite su uso por parte del sector agrario"

Según Zurita, tanto el presidente del Gobierno, Fernando Clavijo, como el del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, se mostraron hace unas semanas entusiasmados con la inauguración de la desaladora de Fonsalía, "pero no escuché ningún reconocimiento de su parte al Gobierno estatal, que es el que hace posible prácticamente en solitario esta inversión y todavía estamos esperando a que el Cabildo, que parece tener dinero de sobra para todo cuando le interesa, no ponga nada de su parte en esta tarea sino la cara para salir en la foto".

La diputada y consejera se mostró asimismo atónita por el hecho de que CC haya esgrimido como argumento en contra de la actual redacción de la modificación de los aspectos económicos del REF la falta de compromiso del Estado con el agua desalada. "El REF propone ya un sistema de compensación para el agua desalada, regenerada o reutilizada, agua obtenida por procedimientos industriales, para equiparar los precios a todo el territorio nacional, así como los precios de agua de consumo agrario fruto de la extracción de pozos y galerías". Según ella, "el esfuerzo que hace el Estado a través del REF con el agua desalada no se traslada al consumidor".

Zurita explicó que "lo que falta ahora es que, teniendo en cuenta que en Tenerife el 85% del agua es de origen subterráneo y el 15% de origen industrial, el Cabildo apueste de verdad por el agua desalada, ya que no lo hace en la construcción de plantas y además mantiene un régimen de monopolio en el suministro con unos precios que no son competitivos para los agricultores".

El monopolio de facto al que se refiere Zurita consiste en la prohibición a los particulares de instalar sus propios equipos para el autoconsumo de agua desalada, lo que les obliga a acudir a la producción de las desaladoras gestionadas por el Cabildo y a pagar los altos precios que impone la Corporación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook