08 de febrero de 2018
08.02.2018

Dos empleados de la Institución insular declaran por la causa de la piscifactoría

La Justicia investiga a cinco trabajadores por presuntos delitos contra la salud pública

08.02.2018 | 00:18

Dos empleados del área de Medio Ambiente del Cabildo de Tenerife tuvieron que declarar ayer en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 1 de La Orotava por presuntos delitos contra la salud pública cometidos en la piscifactoría de Aguamansa. La causa está en fase de diligencias previas y la investigación se centra en un total de cinco empleados que dependen de la Corporación insular. Son los tres trabajadores que desde un primer momento entraron en el caso (el técnico encargado de la explotación, el jefe de la explotación y el capataz responsable del cuidado y la manutención de las truchas) y ahora la funcionaria a cargo de la administración y un ayudante técnico.

Hasta el momento, estos son los cinco investigados y el Juzgado solo menciona a la Institución tinerfeña como posible responsable civil subsidiaria.

El caso saltó en octubre del pasado año, después de que el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil denunciara los hechos y se cerrara la piscifactoría tras una inspección de Sanidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook