04 de febrero de 2018
04.02.2018

Los tinerfeños subirán gratis al pico del Teide pero pagarán fianza por la reserva

El resto de canarios deberá poner dinero por el acceso pero tendrá un descuento del 50%

04.02.2018 | 02:36
Foto tomada la madrugada del viernes al sábado en el Parque Nacional del Teide.

A estudio una lanzadera

  • El consejero insular de Sostenibilidad y Medio Ambiente, José Antonio Valbuena, anuncia que desde el Cabildo se ha empezado a estudiar la reordenación de El Portillo con la idea en principio de que los visitantes dejen sus vehículos en esa zona y que dispongan de un servicio gratuito de guaguas que los lleve hasta el interior del Parque Nacional del Teide. El responsable del área subraya que a día de hoy esto está "muy verde" y que hasta 2020 no entrará en funcionamiento el servicio vigilado de aparcamientos. Una vez se termine la aprobación del reglamento y de las ordenanzas correspondientes, manifiesta que la Corporación insular se centrará en esa reordenación de El Portillo porque actualmente es una zona "muy desordenada, con una calidad muy cuestionable de los restaurantes y con una imagen muy triste para lo que es la puerta" al entorno natural. La intención es "reagrupar" las edificaciones que se encuentran en este lugar en otro sitio "y tal vez hacer ahí una puerta de entrada, donde haya una bolsa de aparcamientos y guaguas". Valbuena indica que en estos momentos se están haciendo los primeros borradores de preproyecto pero advierte de que hay que hablar con los propietarios de los inmuebles cuando haya una propuesta firme. Aparte, la Corporación tinerfeña va a crear un sistema para que la gente pueda tener en tiempo real información de la capacidad que tienen los aparcamientos, de manera que sea por tramos horarios. El objetivo es que el ciudadano "pueda hacer una gestión con los aparcamientos y hacer prereserva de la plaza, de forma que sepa si hay espacio libre y vaya modulando la visita".

Los tinerfeños accederán gratis al pico del Teide pero tendrán que depositar una fianza por la reserva. El consejero de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Seguridad del Cabildo de Tenerife, José Antonio Valbuena, informa de que ellos serán "los únicos" que no pagarán por esta visita una vez que entre en vigor el reglamento del sistema integral de uso público del Parque Nacional y las ordenanzas de los servicios complementarios que comenzarán a prestarse este mismo año. Esto significa que tanto el resto de residentes canarios como los turistas nacionales y extranjeros deberán poner dinero si quieren alcanzar la cima del volcán, pero con diferencias. Mientras que los isleños disfrutarán de un descuento del 50%, los otros abonarán la totalidad del coste.

Sea como sea, para poder disfrutar de esta actividad, todos tendrán que reservar sus plazas a través de una plataforma online. Los órganos gestores del paraje protegido establecieron en el año 2000 un límite de 150 visitantes de forma simultánea para la zona conocida como La Rambleta, el espacio que engloba el cráter, el mirador de Pico Viejo y los senderos que llevan al mirador del refugio de Altavista. Como la subida a la cumbre seguirá controlada, el Cabildo pretende que las personas hagan frente a una "garantía" por la reserva de plazas, con lo que se evitará que se hagan reservas que "luego no van a materializarse y que, por lo tanto, quitarían cupo".

Valbuena subraya que esa fianza, que aún está por determinar al igual que el precio de los servicios complementarios que se ofrecerán en el Parque Nacional, "será devuelta por medios mecánicos" a aquellos que realicen el proceso.

El consejero insular recuerda que el reglamento seguirá en exposición pública hasta el próximo día 20, por lo que considera que aún es una propuesta, y especifica que el documento recoge los servicios por los que habrá que pagar: rutas guiadas, centro de visitantes, aparcamientos y ascenso al pico, esto último posible por cuenta propia o con la compañía de un guía.

Una vez quede aprobado ese reglamento, que espera que sea en marzo, el responsable insular del área manifiesta que se hará una ordenanza para cada uno de los servicios que incluirá las condiciones, los precios y las políticas de descuentos para los tinerfeños y el resto de residentes canarios. Su idea es que ese conjunto de preceptos también estén aprobados antes de verano, después de que pasen por un periodo de información pública.

"Este no tiene que ser el reglamento sí o sí, sino que vamos a ver con detenimiento todas las alegaciones para ver cómo se puede mejorar. Lo que sí tenemos claro es que los servicios complementarios se van a prestar porque es una fórmula para garantizar que cualquier tipo de beneficio revierta en el Parque y una forma para mejorar considerablemente la situación" del paraje natural, defiende Valbuena.

De acuerdo a los plazos que maneja, la intención es empezar a cobrar por el acceso a la cima y por las rutas guiadas en la segunda mitad del año, mientras que el Cabildo pondrá operativos los centros de visitantes en 2019 y los aparcamientos en 2020.

Salvo para ascender al pico, el planteamiento inicial es que los tinerfeños también paguen por el resto de servicios complementarios, aunque Valbuena asegura que habrá descuentos para ellos "de más de la mitad". "La idea base es que el canario tenga un 50% y el tinerfeño más del 50%", aunque tampoco cierra la puerta a que terminen por ser gratis para estos últimos. "Habrá que verlo cuando tengamos las ordenanzas, pero esa es nuestra primera hipótesis", puntualiza.

Gestión

Respecto a la prestación de esas actividades, el consejero insular niega que vayan a privatizarse y destaca que el reglamento ya alude en su punto tercero a que, para cualquier tipo de gestión, "en caso de desarrollarse por una empresa, esta será pública". Es más, advierte de que tendrá que ser "100% de capital público", ni siquiera "una empresa mixta", de manera que "garantizamos que cualquier beneficio no vaya a la cuenta de una empresa sino que directamente revierta sobre el Parque Nacional".

Valbuena adelanta que la Corporación está pensando "en principio" en Tragsa, empresa del Estado "que tiene experiencia en la gestión de otros parque nacionales" del Gobierno central.

El reglamento recoge, de forma literal, que el sistema integral de uso público "será gestionado de forma directa por encargo a empresa mercantil pública" y añade que algunas de las prestaciones podrán prestarse de forma directa por personal del entorno protegido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook