29 de enero de 2018
29.01.2018

"La mejor noticia para Zeta Zetas es que la murga se ha consolidado"

Si ya es difícil competir contra la mejor murga de Tenerife, que es Mamelucos, imposible si le sumas a los Nietos

29.01.2018 | 02:15
Javi Lemus, con el premio Borja Reyes al mejor director y el cartón del Segundo de Interpretación.

Javier González Lemus (Santa Cruz de Tenerife, 1989) cierra otro concurso memorable para Zeta Zetas. Cuadraron una actuación espléndida, conquistaron al público, pusieron en pie al Recinto... y se llevaron otro cartón. Son mágicos. Los reyes de la innovación demostraron sobre las tablas que su brillo del concurso pasado no fue flor de un día. En esta entrevista, Lemus repasa su año más difícil y habla de su continuidad, que supedita a la del resto del grupo.

¿A qué sabe este Segundo?

Sabe a victoria, sabe a primer premio. Si ya es difícil superar a la mejor murga de Tenerife, que ahora mismo es Mamelucos, imagínate si le sumas a la mejor de Las Palmas [Los Nietos de Sary Mánchez]. Ganarle a dos juntas era imposible.

¿Significa este segundo puesto que la murga se ha consolidado?

Por supuesto. La mejor noticia es esa. Porque lo díficil no es llegar, es mantenerse. La intención era que la gente saliera contenta y sorprender. Y hay muchos a quienes gustamos incluso más que el año pasado. Fue un reto intentar mantener el listón y hasta diría que logramos superarnos.

Repasemos la actuación. Primero, una presentación mágica.

Nos habíamos quedado con una espinita clavada en la fase, pues el sonido no estuvo tan bien como en la final. Me refiero sobre todo a lo que detectamos dentro del escenario. Además, Besay estaba mas nervioso el miércoles y la percusión ese día tampoco salió como nos habría gustado. En cambio en la final sí. Salió perfecto, como ya ocurrió el año pasado, y quedamos encantados porque el trabajo que habíamos preparado durante meses se plasmó bien en el momento de cantar.

Primer tema, la radiografía. ¿Con qué se queda: con el impacto visual o con el apoteósico final?

Yo creo que el tema lo tenía todo. Después, si lo analizas como letrista, es verdad que podíamos haber recortado la primera parte. Como tú escribiste en Twitter, es cierto que tarda en arrancar. Pero me quedo con la estrofa que dedicamos a los transplantes y el final, en el que denunciamos la discriminación a diferentes colectivos que siguen sufriendo en silencio. Costó levantar al Recinto, que estaba un poco frío cuando salimos; pero creo que lo conseguimos.

El segundo tema era una reivindicación propia. ¿No temían ser acusados de ombliguistas?

Sabíamos que existía ese riesgo, pero lo planteamos de una forma muy original. Tanto es así, que a día de hoy no hemos recibido críticas. Todo han sido felicitaciones porque el tema gustó. Además, no creo que fuesemos ombliguistas. No solo hablamos de nosotros, sino que quisimos defender a otras murgas a las que se había denostado años atrás, simplemente por hacer algo diferente. Y planteamos durante el tema muchas variantes, también con un alto componente visual, fieles a nuestro estilo.

¿Es verdad que el holograma de Don Enrique peligró hasta el final?

Por desgracia ya no está y queríamos recordarlo de alguna manera. Y sí que peligró. Estaba cantando Trapaseros el pasacalle y el chico que se ocupaba de toda la parte visual no encontraba el cable. En rampa estuvimos 10 minutos con taquicardias; fue un momento súper desagradable. Y pudimos solventar el tema consiguiendo otro cable. Incluso pensamos en ir a Saturn a comprar uno, pero ya estaba cerrado. Ahí la gente de otras murgas se volcó con nosotros y es algo que agradezco de corazón.

Fue especial ver sobre las tablas a murgueros ilutres: Otero de Triquis, Juanca de Trapaseros, Manolo Peña y El Flaco.

Por supuesto. Me hubiera gustado que estuvieran también Primi y Masi, pero no subir fue decisión de ellos. Por supuesto, absolutamente respetable.

¿Cómo hicieron para proyectar el holograma?

Fue un curro de uno de nuestros componentes, Iván Seco, que maneja bastante bien estos temas. Lo hizo a través de un programa informático, pero fueron tres meses de trabajo. Cogimos una imagen de Youtube, la recortamos, le dimos movimiento y la llevamos al 3D. La cuadramos milésima a milésima. Su trabajo fue de diez.

¿Fue una final condicionada por la ausencia de Bambones?

Queríamos que estuvieran las mejores en la final y decir esto no supone ningún descrédito para las que sí estuvieron. El palo a Bambones nos dolió a todos un poquito.

¿Hay que cambiar la composición de los jurados?

Del jurado hay que acatar lo que decida. Quien lo pone es la organización. Añadir sin voz ni voto a dos representantes de las murgas no creo que valiese de nada. Sí sería aconsejable que el jurado esté formado por gente que haya visto murgas, al menos en su mayoría.

Zeta Zetas ya tiene sello. Y de él forman parte las genialidades de Brito entre tema y tema.

Siempre intentamos dar cabida al humor a través de sus geniales presentaciones. El sello de Zeta Zetas también es Brito; hace cinco o seis años que hace con nosotros lo que mejor sabe. Y se ha metido a la gente en el bolsillo.

¿Seguirá Besay Pérez?

La pregunta es: ¿seguiremos todos? En principio hemos salido quemados todos. Lo bueno, que sigue habiendo ilusión. Es difícil mantenerla, pero lo primero es disfrutar de este Carnaval y luego mirar hacia delante. Si nos quedamos, nos quedamos todos; y si no, nos vamos todos.

¿Eso quiere decir que peligra la continuidad de Javi Lemus?

No, mi intención es quedarme. Pero prefiero hablar en plural. Nuestra intención es quedarnos.

¿Le han pasado factura las ya célebres declaraciones del año pasado?

Lo que nos pasó factura fue ganar el Primero. Nos han intentado involucrar en bulos e historias, como que habíamos recusado a Mamelucos por traer a murgueros de Las Palmas o que habíamos recusado a una componente del jurado. Y en cuanto a Bambones, Besay hizo unas declaraciones el año psado que no quedaron claras. Intentó aclararlas con buena fe en una entrevista que creo que sobraba, pero al final no creo que nos perjudicase. La relación con Bambones es excelente. No hay enemistad ni hay enfrentamiento.

¿Qué significa haber ganado el premio Borja Reyes para un director aún joven como usted?

Para mí es el mejor premio que podía haber ganado a título personal. A Borja tuve la suerte de verlo dirigiendo en Ni Pico; trabajaba con mi hermano Santi. Y es un sueño que se hayan acordado de mí para este premio. Lo guardaré en la repisa del salón, por supuesto en un sitio privilegiado. Es un reconocimiento que supone muchísimo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine