16 de agosto de 2017
16.08.2017

Sanidad desvincula tajantamente las microalgas de los vertidos y asegura que no hay riesgo para la salud

El Gobierno canario afirma que la calidad de las aguas isleñas "es excelente" - Científicos y expertos señalan que los canarios "tendrán que acostumbrarse"

17.08.2017 | 04:10

La proliferación masiva de la Trichodesmium erythraeum en las playas isleñas, la famosas microalgas de este verano, es un fenómeno natural que nada tiene que ver con la existencia de vertidos y el mal tratamiento que se hace de las aguas en la Isla. Estos blooms, como se denomina a este afloramiento, es un fenómeno natural motivado por el calentamiento del óceano, la calma de las mareas, las altas temperaturas y, sobre todo, la calima. Todo ello genera la situación y el alimento (fósforo y hierro) necesario para que las cionobacterias se hayan apoderado de las costas y no quieran marcharse. Y habrá que acostumbrarse.

Así lo aseguraron ayer de forma tajante los directores generales de Salud Pública, José Juan Aleman, y de Protección de a Naturaleza, Jesús María Armas, acopañados de varios científicos y expertos en la materia. En este sentido, los ponentes argumentaron que "no hay evidencia científica" que relacione los vertidos residuales. "A lo largo del tiempo ha habido más episodios de microalgas, como los registrados en 2004 y 2011, que desvinculan este fenómeno con los vertidos", señaló Armas, quien reconoció que, en cualquier caso, "en las islas hay más de 1.500 kilómetros de costa y la mayor parte de las aguas residuales van a parar directamente al mar".

El director general de Salud Pública indicó que el sistema sanitario de las islas no ha constatado ningún aumento de afecciones de la piel desde la aparición de las microalgas, y al respecto Emilio Soler, taxónomo y experto del Banco Español de Algas, precisó que las cianobacterias no están incluidas en la lista de especies tóxicas de microalgas de la Unesco.

Rogelio Herrera, doctor en Ciencias del Mar y técnico del departamento de Biodiversidad de la Consejería de Medio Ambiente, puntualizó que si el "bloom" fuera un problema de aguas residuales habría afloramientos de este tipo todos los veranos en los mismos lugares de las costas del archipiélago. Recordó además que el afloramiento de este año se detectó en la zona del Mar de las Calmas de El Hierro, un lugar de agua pura, y María Luisa Pita, jefa de servicio de Sanidad Ambiental, señaló que en 2004 hubo un bloom "brutal" en Lanzarote y Fuerteventura y en 2011 en Telde y sur de Gran Canaria."Nos tenemos que acostumbrar y familiarizar con este tipo de eventos, que van a formar parte de nuestras vidas y ahora ha irrumpido con fuerza inusitada. Va a seguir con nosotros hasta que cambien las condiciones y habrá que esperar a que se vaya como llegó", agregó María Luisa Pita.

Dispersar mecánicamente una mancha de microalgas "es lo peor que se puede hacer" porque provoca un mayor florecimiento de cianobacterias, dijo la experta

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine