10 de junio de 2015
10.06.2015

La Unesco concede el título de Reserva de la Biosfera al Macizo de Anaga

El Consejo Internacional del Programa MaB aprueba por unanimidad incluir al también Parque Rural en la Red

10.06.2015 | 00:59

Anaga ya es Reserva de la Biosfera. El Consejo de Coordinación Internacional del Programa Hombre y Biosfera (MaB) de la Unesco decidió ayer por unanimidad, durante una reunión celebrada en París, declarar al macizo como Reserva de la Biosfera, un título internacional que no solo viene a reconocer la riqueza natural del Parque Rural, sino que además implicará el desarrollo de esta zona mediante el fomento de la agricultura, la ganadería e incluso, aquellas actividades industriales que sean respetuosas con el medio ambiente.

Anaga no fue la única candidatura que obtuvo el visto bueno de los miembros de este organismo, pues también se aceptó otorgar dicha distinción a la Meseta Ibérica, un territorio situado entre las provincias de Zamora, Salamanca y Portugal. La incorporación de estos dos espacios no solo sitúa en 47 el número de zonas que tiene España declaradas como reservas de la biosfera –una cifra que coloca a España entre los países con más Reservas, por debajo de Estados Unidos–, sino que además implica que todas las islas Canarias dispongan de dicho título.

El presidente en funciones del Cabildo de Tenerife, el nacionalista Carlos Alonso, fue el encargado de defender la candidatura de Anaga ante los miembros de la Unesco. Para ello, Alonso detalló durante su intervención que el macizo posee una superficie total de 48.727,6 hectáreas, de las cuales 15.489 corresponden al medio terrestre y 33.238 hectáreas al marino.

"El Macizo de Anaga es un lugar de incomparable belleza", argumentó el nacionalista ante los miembros de l Consejo de Coordinación Internacional del Programa MaB de la Unesco. "Una isla dentro de la isla de Tenerife, capaz de despertar nuestra imaginación y trasladarnos a épocas pasadas, tiempos remotos en los que el hombre y la tierra fueron casi un solo ser. Ese binomio permanece intacto en el Macizo de Anaga, donde el hombre y la tierra permanecen unidos en el respeto a la naturaleza", añadió Alonso.

"Se trata de una joya que sus habitantes saben que hay que cuidar y mantener como ejemplo de desarrollo sostenible y limitado. Uno de los espacios más especiales de Tenerife que conjuga la belleza natural, terrestre y marina, con los aprovechamientos agrícolas y ganaderos", manifestó el presidente del Cabildo durante la reunión en París, un encuentro al que asistió acompañado por la presidenta del Consejo Científico del Programa MaB, Marisa Tejedor, y el concejal en funciones de Bienestar Social y Calidad de Vida del Ayuntamiento de La Laguna, Miguel Ángel González.

Uno de los motivos por los que Tenerife ha conseguido su primera Reserva de la Biosfera se debe a que Anaga es el territorio con el mayor número de endemismos por kilómetro cuadrado de toda Europa. Hay más de 1.900 invertebrados, 15 hábitats comunitarios y una gran diversidad genética. Además, el Parque Rural es también muy valioso desde el punto de vista geológico, por ser una de las formaciones más antiguas del relieve insular, cuyas rocas en algunos casos tienen entre siete y nueve millones de años de edad.

Los diferentes periodos geológicos que se sucedieron en la Isla registraron en ese lugar varios importantes ciclos de actividad volcánica, que produjeron un imponente mosaico de formaciones geológicas y geomorfológicas.

A todo esto hay que añadir que Anaga alberga una de las mejores ecosistemas del monteverde canario, pues en él habitan la laurisilva y el fayal-brezal, dos especies que cubren las crestas y valles del Macizo. Además, alberga cerca de 20 especies de laurisilva, que son fundamentales para la formación de suelos, la recarga de acuíferos y para prevenir la erosión. Un bosque que pese a que existió hace millones de años en el norte de África y el sur de Europa, ya solo está presente en el Canarias, Madeira y Azores.

Por estos y otros motivos, el Parque Rural, que se encuentra ubicado entre los municipios de Santa Cruz, La Laguna y Tegueste, se hizo ayer con el distintivo. "Esta declaración supone una apuesta por conservar viva la historia mirando también al futuro porque las nuevas generaciones no deben dar la espalda a la tierra", aseguró el presidente de la Institución insular tras obtener el reconocimiento de la Unesco para Anaga, para añadir: "Con la declaración de Reserva de la Biosfera nos aseguramos ese futuro que comienza hoy, con oportunidades en el ámbito rural y alternativas viables y con perspectivas de futuro para mejorar la calidad de vida de los habitantes de este continente en miniatura. Este título nos aportará nueva savia, nuevas ideas de acuerdo con el compromiso firme que supone esta declaración".

Para finalizar su intervención, Alonso recordó que "el 4 de julio de 1776 se firmó la declaración de la independencia americana con vinos de nuestra tierra, los malvasía, y el pasado año, el presidente Barack Obama eligió para brindar un vino del Macizo de Anaga. Cinco siglos de diferencia y un mismo cultivo en las laderas de Taganana nos demuestran como el paso del tiempo puede mantener intacta la esencia de una tierra que va pasando de mano en mano sin perder su verdadero valor".

Desde ayer, la declaración de Reserva de la Biosfera afectará a una parte terrestre que abarca toda la península de Anaga, además de parte del núcleo urbano de Tegueste, así como los enclaves de Bajamar y Punta del Hidalgo y una parte marina que va desde la desembocadura del Barranco Agua de Dios en Tejina, hasta la desembocadura del Barranco de Tahodio en Santa Cruz y en línea recta hasta la cota batimétrica de los 1.000 metros que circunda esta costa.

Asimismo, la declaración también incluye los caseríos de Las Carboneras, los Batanes, Chinamada, Bejía y El Río-Cabeza Toro.
"Hoy hemos cumplido el objetivo que nos marcamos hace dos años y era que Anaga fuera reconocida como Reserva de la Biosfera", aseguró el alcalde en funciones de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, quien no solo mostró su satisfacción por el reconocimiento obtenido, sino que también aprovechó la ocasión para felicitar a los vecinos de Anaga.

Pese a que las instituciones canarias comenzaron a trabajar en el proyecto para presentar la candidatura de Anaga ante la Unesco, lo cierto es que el camino no ha sido fácil, pues, en un primer momento, se encontraron con la oposición de los vecinos que residen en esta zona de la Isla.

Uno de los principales argumentos que esgrimían los habitantes de Anaga para posicionarse en contra del proyecto era que la designación de Reserva de la Biosfera les iba a traer multitud de impedimentos que les iban a dificultar aún más sus condiciones de vida. En aquellos años, los portavoces vecinales consideraban que ya tenían que enfrentarse a suficientes trabas burocráticas para realizar cualquier actividad o mejoras en sus viviendas por el hecho de residir dentro de un espacio declarado Parque Rural –título que posee desde 1994– para que se endurecieran aún más dichas restricciones.

La negativa vecinal motivó que los tres ayuntamientos, sobre todo el de La Laguna, se sentara con los habitantes del Macizo para explicarles cómo dicha declaración iba a mejorar sus condiciones de vida y también asegurarles que si se lograba el título, no se incrementarían las restricciones en la zona.

"La declaración de hoy no significa que se acabe el camino que hemos iniciado, sino que implica el inicio de una nueva senda que debemos recorrer todos juntos", afirmó Bermúdez, quien reclamó a todas las administraciones que realicen un esfuerzo económico para dotar al proyecto de fondos para poder ejecutar las mejoras que está previsto que se realicen en el Macizo.

A pesar de que el regidor chicharrero exigió a todas las administraciones que comprometan inversiones, también comentó que el hecho de que el Parque Rural haya podido entrar en la red de reservas implicará que "podremos optar a fondos europeos y, además, será una marca que podremos vender como destino turístico, puesto que para los visitantes esto supondrá que en Anaga hay algo que ver e irán a descubrirlo".

No obstante, Bermúdez también remarcó que el hecho de que este título servirá como reclamo turístico, no implicará que se vayan a descuidar los valores tradicionales de la zona. "Todo lo contrario, lo que hemos hecho es asumir un compromiso para pReservarlos", agregó el alcalde de la capital.

El regidor chicharrero no fue el único que ayer mostró su satisfacción tras conocer que Anaga había obtenido tal reconocimiento, pues el alcalde en funciones de La Laguna, Fernando Clavijo, también destacó: "Es una enorme alegría para este municipio, para Tenerife y para Canarias que Anaga logre un reconocimiento de tanta importancia, que supondrá sin duda una garantía más para su conservación y para dar a conocer al mundo sus valores únicos".

Fernando Clavijo ya manifestó durante la presentación la semana pasada del proyecto que se iba a presentar ante la Unesco para lograr dicha distinción que una de las preocupaciones a las que se habían tenido "era saber si se podía mantener y compatibilizar la actividad tradicional que realizan los habitantes de Anaga con la declaración y esta no solo la contempla, sino que la potencia, con lo que estamos muy satisfechos".

"Para Tegueste este territorio y su declaración por parte de la Unesco es de especial interés para la conservación del patrimonio natural y promoción turística y económica del municipio", aseveró el alcalde de Tegueste, José Manuel Molina, quien agregó que "reportará grandes beneficios a nivel turístico y económico".

Molina también mostró su alegría "porque Tegueste se verá beneficiada con esta declaración por la dinamización económica que conlleva y en la que se aúna la conservación, la investigación y la sostenibilidad y, sobre todo, la participación ciudadana en la gestión y conservación del territorio. También es fundamental la divulgación y el conocimiento de los valores de Anaga".

"El Macizo de Anaga es un espacio de excepcionales valores naturales, culturales y paisajísticos, con presencia de núcleos más o menos dispersos, que gracias al aislamiento tradicional y la incomunicación que han sufrido muchos de los asentamientos rurales del interior del Macizo, principalmente por su peculiar orografía, se ha convertido en un entorno con una riqueza patrimonial de suma importancia", concluyó.

A la segunda va la vencida

Tras dos años de intenso trabajo, las administraciones canarias han logrado que Anaga obtenga el título de Reserva de la Biosfera a la segunda y en París. Esta no es la primera vez que el Parque Rural aspira a entrar en la red de Reservas de la biosfera, pues ya en junio del pasado año, se intentó conseguir dicha distinción.

De hecho estaba todo previsto para que los representantes de las instituciones tinerfeñas viajaran a Jönköping, una ciudad de Suecia en la que se celebró el Consejo de Coordinación Internacional del Programa MaB, para defender la candidatura del Macizo ante los miembros de la Unesco.

Sin embargo, no pudo ser. El Parque Rural se quedó sin el ansiado título debido a que hubo que presentar un nuevo informe sobre el espacio que iba a delimitar la reserva marina y aunque todas las administraciones implicadas –Cabildo de Tenerife y los tres ayuntamientos de Santa Cruz, La Laguna y Tegueste– presentaron sus documentos a tiempo, lo cierto es que faltó que un comité de expertos del Ministerio de Medio Ambiente revisara dichos datos y les diera su visto bueno.

En aquella ocasión, un inconveniente administrativo se juntó al periodo de vacaciones e impidió que Anaga fuera declarada Reserva de la Biosfera, un título del que ya pueden presumir los vecinos del Parque Rural. H. P.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook