02 de diciembre de 2014
02.12.2014
Santa Cruz

Los dueños de 6.000 edificios tienen dos meses para pasar la ITE

El Ayuntamiento aplicará multas que van desde 1.300 hasta 9.600 euros para los inmuebles que no presenten la certificación a tiempo

02.12.2014 | 02:20
Edificios antiguos en la calle la Rosa.

La Gerencia Municipal de Urbanismo del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife reclama a los propietarios de casi 6.000 edificios de la ciudad que presenten la documentación que certifique que han pasado la Inspección Técnica de Edificios (ITE). El Consistorio ha enviado más de 11.000 cartas a los vecinos recordándoles que deberían haber presentado este certificado antes del 29 de julio de este año e informándoles de que se les otorga un plazo extraordinario de dos meses para presentar la documentación.

De los 6.000 inmuebles que estaban pendientes de pasar esta inspección, 600 ya lo han hecho, frente a los 5.700 que quedan pendientes.
La Ordenanza Municipal sobre Conservación, Restauración y Rehabilitación y Estado Ruinoso de las Edificaciones establece que los inmuebles construidos antes de 1952 y en 1962 y 1963 estaban obligados a pasar la inspección antes de julio. Si transcurrido este nuevo plazo de dos meses, no se presentan las inspecciones, la ordenanza prevé multas con una cuantía superior a los 1.300 euros, que variarán dependiendo del tamaño del inmueble. Las sanciones pueden llegar a superar los 9.600 euros en aquellos edificios de más de 1.000 metros cuadrados.

El concejal de Urbanismo, José Ángel Martín, incidió ayer en que "es una obligación de los propietarios el mantener el inmueble en condiciones óptimas".

El responsable de Urbanismo anunció que su área "colaborará con aquellos propietarios que, por causas económicas no puedan afrontar el desembolso que pudiera suponer una inspección de este tipo". "El objetivo perseguido por esta ordenanza es garantizar estructuralmente cualquier inmueble de la ciudad no es económico; pero los propietarios de inmuebles deben ser responsables ante el peligro que puede suponer una edificación en mal estado", añade.

Martín recordó que, "aunque el técnico o la empresa que la realiza puede marcar libremente el coste de la ITE, éste se suele mover en una horquilla entre los 70 y los 100 euros por vivienda; dependiendo de cuestiones como los metros cuadrados o el número de viviendas de cada edificio". El edil recomendó a los propietarios "pedir varios presupuestos antes de decidirse por un profesional determinado". Una vez presentada la ITE, el inmueble no tendrá que volver a pasarla hasta diez años después.

El proceso a seguir es ponerse en contacto con un técnico facultativo competente o una entidad de inspección técnica homologada que examinará el inmueble siguiendo los parámetros marcados en la ordenanza. De esta manera se garantizará el estado óptimo del edificio a través de un informe que deberá ser presentado ante la Gerencia Municipal de Urbanismo. La presentación de estos certificados supone una garantía para cualquier transacción de la vivienda.

La ITE busca ofrecer "una continuidad a la vida útil del edificio a través de la realización de distintas acciones de mantenimiento preventivo, en el caso en el que fuese necesario desarrollarlas por el mal estado del inmueble"., explicó Martín, que también apuntó que "las inspecciones redundan en una disminución de los costes de mantenimiento para los propietarios". "Hasta ahora, las comunidades de vecinos esperaban a que el edificio se encontrase prácticamente obsoleto para acometer las renovaciones", argumentó.

El Ayuntamiento apunta que esta ordenanza pretende sobre todo fomentar una cultura de la responsabilidad patrimonial en la que el propietario de una vivienda será el encargado de velar para que el inmueble cumpla con todos los requisitos necesarios para su habitabilidad y la seguridad del resto de los transeúntes que pasen por delante de su fachada.

Del mismo modo, el Consistorio señala que mantener este trámite propiciará también la generación de innumerables puestos de trabajo al fomentar el empleo dentro de los sectores asociados a los arquitectos, los aparejadores y el gremio de la construcción y las reformas en los inmuebles.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook