27 de junio de 2014
27.06.2014
Santa Cruz

Vertidos a solo 500 metros del punto limpio de Jagua

Los restos de muebles y escombros se encuentran en dos puntos del barranco entre San Andrés y María Jiménez, donde el año pasado tiraron cientos de kilos de pescado podrido

27.06.2014 | 13:22
Vertidos a solo 500 metros del punto limpio de Jagua

Pedro Pérez, guarda rural del coto de caza de San Andrés, presentó ayer una denuncia contra dos vertidos de escombros y muebles que encontró a escasos 500 metros del punto limpio del barranco de Jagua, en Santa Cruz de Tenerife, entre los barrios costeros de San Andrés y María Jiménez. Pérez presentó ayer la denuncia ante la Agencia de Protección del Medio Urbano y Natural (Apmun), perteneciente al Gobierno de Canarias. "Es increíble que la gente tire tanta basura a muy pocos metros de un punto limpio que sigue funcionando con normalidad y que está precisamente para tratar este tipo de residuos", señaló el guarda rural, que acompañó a la denuncia varias imágenes de los vertidos.

En las fotografías aparecen sillones rotos, restos de mesas y sillas de madera, electrodomésticos o restos de obras como azulejos, palés y bolsas llenas de escombros. "Los camiones debieron venir de noche, tirar la basura y marcharse como si tal cosa", matizó el guarda rural.
No es la primera vez, ni mucho menos, que aparece un vertido en el barranco de Jagua, una zona deshabitada y ocupada solo por fábricas y canteras. De hecho, un camión arrojó centenares de kilos de pescado podrido hace justo un año en una de estas explanadas, cerca de la Dársena Pesquera de la capital. Agentes del la Policía Local de Santa Cruz acudieron al barranco después de que este mismo guarda del coto de caza de San Andrés denunciara el atentado ecológico.

El fuerte olor que desprendían las sardinas, gambas, camarones, merluzas y otros ejemplares en estado de descomposición pusieron en alerta al guarda, que acudió al lugar y se encontró con un panorama dantesco. Además del pescado, había cajas, bolsas, cartones y restos de vísceras mezclados con otros residuos abandonados en el lugar.

Según el denunciante, estos dos vertidos son muy recientes y se encuentran en dos puntos muy cercanos en el margen del Barranco de Jagua. Uno de ellos es enorme y hay de todo, hasta botellas de plástico y otros materiales usados aparentemente en obras de construcción. El Apmun abrirá una investigación para intentar determinar la procedencia de todos estos residuos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine