23 de abril de 2014
23.04.2014
Santa Cruz

El Supremo sentencia que Igueste de San Andrés no puede ser área urbana

El Ayuntamiento y el Gobierno canario pierden la lucha en la Justicia contra el Estado, aunque todavía quedan otras vías

23.04.2014 | 18:44
El Supremo sentencia que Igueste de San Andrés no puede ser área urbana

El Tribunal Supremo (TS), a través de una sentencia ya firme, ha fallado que Igueste de San Andrés, en Santa Cruz de Tenerife, no puede ser considerado un asentamiento urbano, por lo que la práctica totalidad del pueblo sigue fuera de ordenación, en concreto, 98 fincas y 22 casas se encuentran dentro de terrenos de dominio público. Esta sentencia pone fin a la vía judicial que les quedaba al Ayuntamiento de Santa Cruz y al Gobierno de Canarias para conseguir que los vecinos de Igueste de San Andrés dejasen de vivir con la incertidumbre de qué ocurrirá con sus casas en relación a la Ley de Costas.

Que el TS haya optado por mantener el criterio del Estado de que el deslinde del litoral de Igueste continúe en los actuales 100 metros de profundidad, en vez de los 20 por el que apuestan los vecinos e instituciones canarias, significa que el valor de los bienes es mínimo y que en algunos casos se podría producir el derribo y ocupación de las propiedades si se planificara la ejecución de alguna actuación de interés público. De todas formas, y según explicaron ayer a este periódico técnicos municipales, al Ayuntamiento chicharrero aún le quedan otras vías para lograr su objetivo.

Este puede alcanzarse, indicaron los técnicos, a través de las alegaciones que se han presentado al Reglamento General de Costas para que se reconozcan los derechos de la ciudadanía de los núcleos costeros de Anaga (Igueste de San Andrés, Roque de Las Bodegas, Tachero y Almáciga) con un cambio normativo, o, en el caso de que no sean aceptadas, a través de la posibilidad de demostrar que estas zonas cumplen con los requisitos necesarios para ser consideradas urbanas, aunque "este será un proceso mucho más lento y difícil".

Precisamente, en este sentido, el Consistorio de la capital destaca un "aspecto positivo" de esta sentencia, "que podría facilitarnos el camino a la hora de las vías que nos quedan". En este fallo, la Justicia reconoce que el Ayuntamiento tiene razón cuando dice que no es necesario que un núcleo se encuentre integrado "en la malla urbana" para ser considerado un asentamiento urbano, que es lo que le ocurre a Igueste de San Andrés, que no está en el centro de la ciudad, sino en Anaga.

"No le falta razón al Ayuntamiento cuando advierte que los núcleos de población susceptibles de considerarse como áreas urbanas, a los efectos de la Ley de Costas, pueden estar aislados del suelo urbano e independizados del entramado urbano de las ciudades", se establece en la sentencia. Sin embargo, y en relación a este procedimiento judicial, este motivo no ha sido suficiente para el Tribunal Supremo, que ha determinado que "resulta indispensable la existencia de los servicios urbanísticos requeridos para atender a la población asentada en el área", algo que no se demuestra o que no ha existido en este caso.

Tras el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) de mayo de 2011 que daba la razón a la Administración General del Estado contra el acuerdo de la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias (Cotmac), de febrero de 2007, sobre el reconocimiento del carácter urbano de Igueste de San Andrés, el Ayuntamiento y el Ejecutivo canario presentaron un recurso de casación, que finalmente no ha sido admitido por el Tribunal Supremo. Para el Ayuntamiento y para el Gobierno canario, el asentamiento rural de Igueste de San Andrés cuenta con las características de consolidación por la edificación y por la urbanización propias del suelo urbano con anterioridad al 29 de julio de 1988, momento de entrada en vigor de la Ley de Costas, por lo que se procedió a su declaración como área urbana, fijando la anchura de la zona de servidumbre de protección del dominio público marítimo terrestre en 20 metros. Sin embargo, el Gobierno central se opuso a dicha decisión, y la Justicia le ha dado la razón.

Según los argumentos dados por el Estado y según establece la sentencia, a Igueste no se le tuvo en cuenta como suelo urbano ni en el Plan General de Urbanización de 1957 ni en las Normas Subsidiarias de 1983. Asimismo, "aunque pudiera considerarse que el suministro de agua potable y luz a la zona eran anteriores a la Ley de Costas, la existencia de una red de evacuación de aguas residuales y del acceso rodado a las edificaciones no está suficientemente acreditada. Y tampoco, en relación a todos los servicios, que su prestación fuese la que resulta propia del suelo urbano, en condiciones suficientes para las edificaciones existentes y las futuras que pudieran construirse, y con la calidad requerida". Por la falta de los servicios necesarios para atender a la población, Igueste de San Andrés no se puede considerar suelo urbano. El representante vecinal Samuel Suárez dice que en principio los vecinos están tranquilos porque, a pesar de todo, Costas ha asegurado que no se tirarán casas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook