31 de diciembre de 2013
31.12.2013

Gran Canaria reclama a Tenerife los restos de Fernando Guanarteme

El presidente del Cabildo grancanario conmina al Obispado a responder a las reclamaciones de repatriación a Gáldar del último rey aborigen, Tenesor Semidán

31.12.2013 | 01:28

El Cabildo de Gran Canaria secunda la petición de traslado de Fernando Guanarteme. El presidente, José Miguel Bravo de Laguna, acaba de remitir una carta al Obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez, donde le solicita "que se pronuncie" sobre la apertura de la tumba bajo tierra de la ermita de San Cristóbal de La Laguna en la que, supuestamente, están depositados los restos del último rey aborigen, Tenesor Semidán, para estudiar su devolución a Gáldar, su tierra natal y donde es Hijo Predilecto a título póstumo.

El Instituto Canario de Estudios Históricos ha dado muestras de su malestar contra la Diócesis Nivariense por no haber respondido a sus peticiones de información por escrito y verbales sobre la posible repatriación de Fernando Guanarteme. El último de los escritos estaba fechado el 12 de octubre de 2012, en el que les dice que "pensamos que este largo silencio sea motivado por causas ajenas a la una intención de los responsables de la Diócesis... esperamos recibir sus noticias". Pero tampoco surtió efecto esta misiva conciliadora.

José Miguel Bravo de Laguna se ha sumado a esta movilización. Destaca el presidente del Cabildo grancanario que el traslado de los restos de Fernando Guanarteme a Gran Canaria es una demanda que cuenta con una "larga tradición", si bien "nunca se han podido culminar los pasos para conseguirlo".

El Cabildo afirma haber recibido ya una petición formal pidiendo su intervención para estudiar el levantamiento de sus restos, haciéndose cargo sin fuera aceptado del coste que todo ello pueda suponer. Pero antes de dar este paso, el presidente insular dice que le gustaría conocer el parecer del Obispado para luego, si es el caso, "seguir con los trámites que establece la Ley Canaria de Patrimonio Histórico, entre ellos, elevar la petición a la Comisión Mixta".

El Cabildo plantea la autorización a la Diócesis Nivariense como propietario de la ermita de la apertura de la tumba y la recuperación de los restos óseos que allí se encuentren, para su posterior caracterización bioantropológica. En caso de que se hallase material óseo en la fosa, se realizarían pruebas genéticas de ADN, para compararlas con el perfil de los descendientes vivos de esta figura relevante en la historia de la Isla, tras el pertinente contraste documental. Y, si los restos fuesen los de Fernando Guanarteme, "se buscaría qué fórmulas podrían ser más adecuadas" para, "si se autorizase", trasladarlos a Gran Canaria.

El Instituto de Estudios, incluso, hablaba en la misiva al Obispado del simple traslado de tierra, si fuera oportuno, como muestra testimonial y simbólica. Bravo de Laguna aclara en su carta que los trabajos se realizarán conforme a lo dispuesto en la legislación vigente en materia de patrimonio cultural, y siguiendo los protocolos científicos empleados en tareas de exhumación e identificación forense.

El Instituto Canario de Estudios Históricos Rey Fernando Guanarteme reactivó hace seis años el interés por traer desde La Laguna a Gáldar al último rey que tuvo Gran Canaria antes de la Conquista castellana, Tenesor Semidán, para mantener viva su memoria en su municipio natal, tras más de cinco siglos de su fallecimiento. Pero, hasta ahora solo ha encontrada la callada del Obispado de Tenerife.

El colectivo aspira incluso a aceptar una pequeña porción de tierra depositada bajo su lápida en la ermita de San Cristóbal de La Laguna que ha sufrido distintos cambios desde su construcción, y en la que supuestamente yace Fernando Guanarteme.

Esta petición institucional del Cabildo de Gran Canaria en apoyo del Instituto Canario de Estudios Históricos Rey Fernando Guanarteme coincide con la que impulsa el Cabildo de Tenerife para recuperar las momias guanches que están depositadas en museos de Gran Bretaña, Canadá y Francia y, sobre todo, en el Museo Nacional de Antropología de Madrid, que es una de las mejor conservadas, según afirman los expertos.

"Es de justicia"

Fernando Guanarteme es el nombre que recibió Tenesor Semidán tras su bautizo al incorporarse a la Corona de Castilla y sellar en 1481 el Pacto de Calatayud, que ponía fin al conflicto. El líder indígena fue nombrado por el Ayuntamiento de Gáldar Hijo Predilecto a Título Póstumo en 2008, para facilitar todo este movimiento. Tenesor Semidán nació en 1420 en la antigua Agáldar. Y durante la Conquista, al ver la superioridad de los invasores castellanos optó por un acuerdo pacífico, aunque muchos criticaron esta postura. En 1967 hubo un primer intento impulsado por el arqueólogo Celso Martín de Guzmán, que ya manifestó al entonces Obispo de Tenerife, Domingo Pérez, que "es de justicia histórica que los restos de Guanarteme descansen en la bizarra tierra que le vio nacer". La Ley de Memoria Histórica reabrió el debate sobre si su cuerpo debía descansar en su pueblo natal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook