27 de septiembre de 2013
27.09.2013

Las primeras papas canarias con denominación de origen llegan al mercado

La Unión Europea reconoce 29 variedades autóctonas de este tubérculo que llegó de América en el siglo XVI l La producción isleña es la primera que obtiene este distintivo en España

27.09.2013 | 02:20
Representantes de las instituciones canarias y de los agricultores muestran ayer las primeras papas con denominación de origen que llegan al mercado

Las primeras papas antiguas de Canarias con Denominación de Origen Protegida llegarán al mercado la próxima semana. La Unión Europea concedió en octubre de 2012 el reconocimiento para estos tubérculos de las Islas y ayer la consejería de Agricultura y Ganadería del Gobierno de Canarias presentó, junto a los agricultores, la primera producción que se comercializará con este sello de calidad.
Esta es la culminación de un largo recorrido que comenzó en 2009, cuando la Unión de Cooperativas Agrícolas de Canarias (UCA) presentó ante el Instituto de Calidad Agroalimentaria (ICCA) la solicitud para que las variedades de papas antiguas de Canarias recibieran este sello. "Se trata de un reconocimiento europeo a nuestras papas tradicionales", expuso el presidente de UCA, Juan José del Pino. La Denominación de Origen es el más alto reconocimiento que la comunidad europea otorga a un producto alimentario y las papas canarias son las primeras españolas que logran este distintivo. Las isleñas son también las segundas papas que consiguen alcanzar esta alta distinción europea. Las únicas que lo ostentan son las llamadas Papas de Bolonia, de las que solo reconoce una variedad. La denominación de origen canaria incluye 29 variedades de las Islas, 18 de Tenerife.
Sin embargo, aún queda mucho por hacer. "La semilla de este proyecto está sembrada, pero ahora toca abonarla", manifestó el presidente de la Asociación de Productores de Papa Bonita, Manuel Luis Domínguez. Este productor reconoció que la comercialización de estas variedades todavía es incipiente y que se deben promocionar para que la gente las conozca.
En estos momentos hay 13 productores de Tenerife inscritos en el registro del ICCA, pero confían en que poco a poco se vayan sumando más agricultores y se extienda a todo el Archipiélago. Los agricultores que quieran empezar a producir estas variedades de papa y acogerse a la denominación de origen deberán inscribirse como operadores en el ICCA. Las producciones deberán cumplir una serie de requisitos entre los que se encuentran las características fisicoquímicas y morfológicas del producto. Además estos productos deben cumplir unos requerimientos específicos de los métodos de cultivo, recolección y transporte.
El presidente de UCA demandó a las administraciones más apoyo en un "momento convulso" para la agricultura, para que los productores puedan seguir trabajando. El presidente de la Asociación de Productores de Papa Bonita solicitó por su parte ayuda para luchar contra uno de los males que más ha afectado al cultivo en el Archipiélago: la polilla.
Asimismo, el consejero de Agricultura y Ganadería del Cabildo de Tenerife, José Joaquín Bethencourt, manifestó que este proyecto es "un ejemplo" del apoyo que las instituciones proporcionan al sector agrícola. "Aún queda mucho por hacer, pero las administraciones están dando pasos para permitir a los productores vivir de la agricultura", expuso.
La papa siempre ha sido un producto distintivo tanto de la agricultura como de la gastronomía en Canarias. El Archipiélago conserva variedades muy antiguas de este tubérculo, que se han perdido en otros lugares donde también se cultiva. Pero además en las Islas se han desarrollado variedades únicas gracias a la selección que durante décadas han llevado a cabo los agricultores, impulsada además por las características ortográficas y climáticas del Archipiélago.
"En Canarias existe una diversidad genética de este producto como no hay en otro lugar del mundo, salvo de donde es originario", confiesa el ingeniero agrónomo, Domingo Ríos. "Aquí se ha generado una biodiversidad diferente que hace de nuestras papas un producto singular que no se puede encontrar en ningún otro sitio", expone.
Existen textos que evidencian que la papa ya estaba presente en Canarias hacia el año 1567 y que fue precisamente por el Archipiélago desde donde se introdujo al resto de Europa. El testimonio más antiguo que registra el cultivo de este tubérculo también hace referencia a Canarias. Concretamente a la zona de Icod del Alto en Tenerife, donde ya se explotaba a finales del siglo XVIII. Por lo que la papa es un producto que se ha mantenido unido a esta tierra y a su gente durante generaciones, constituyéndose como una producto básico en la dieta y gastronomía del Archipiélago. "Canarias es la guardiana de la papa originaria de América y la tradición de su cultivo", expuso el director del Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria, Alfonso López. "Iniciativas como esta no repercuten solo en el sector primario, sino que se extienden a la gastronomía o el turismo", argumentó.
Sin embargo, el cultivo de las variedades tradicionales de Canarias fue abandonado progresivamente debido a que su producción era menos rentable que la de otras variedades que procedían de otros lugares. Por eso hoy solo se puede hablar de producciones testimoniales, que se intentarán potenciar con la denominación de origen. "Para los agricultores sumarse a esta iniciativa tiene múltiples beneficios", expone José Luis González, técnico del ICCA. "El sello da un valor añadido al producto, ya que tienen que pasar más controles y debe cumplir unos requisitos específicos. Además, la Unión Europea los potencia y protege y tienen más privilegios a la hora de acogerse a sus subvenciones", explica.
Por esto, este distintivo es también un reconocimiento al valor del cultivo tradicional canario, a los agricultores y a las prácticas que durante décadas se han mantenido en Canarias. Reconoce además un patrimonio etnográfico y socioeconómico para las Islas.
Para intentar promocionar estas variedades se celebrará este fin de semana la I Feria de Papas Antiguas de Canarias en Icod del Alto, precisamente el primer sitio que acogió su cultivo hace tres siglos. Dentro de los actos se encuentra una ruta de la zona donde José Viera y Clavijo dató la primera siembra de papa antigua, alrededor del barranco de Ruiz. Además se llevarán a cabo degustaciones y un taller de reconocimiento de variedades de este tubérculo. También se representará la obra Tragicomedia de la Papa Antigua de Canarias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook