28 de agosto de 2013
28.08.2013
Santa Cruz

"Sentí que moría con la niña"

El técnico sanitario del Marítimo, quien hace 12 años perdió a su bebé por asfixia, salva la vida de una pequeña de dos años que estaba en la playita del Parque

28.08.2013 | 02:00
Francisco Pana, sanitario del Parque Marítimo, ayer en las piscinas con el material de salvamento.

Ni el personal del santacrucero Parque Marítimo ni la familia de la pequeña Irena, de tan solo dos añitos, han logrado recuperarse aún del susto que se llevaron el pasado domingo. El técnico sanitario de las piscinas, Francisco Pana, logró salvarle la vida a esta niña, que se encontraba junto con su tía en la playa de la zona. Aún se emociona cuando cuenta la historia y asegura que cuando se la pusieron "prácticamente muerta" en sus brazos, él sentía que moría con ella, recordando que hace 12 años perdió a su hija, Oriana, de un añito y ocho meses, por asfixia.
Al principio todo parecía apuntar que Irena se quedó sin respiración porque se había ahogado con el jugo que estaba bebiendo o con un buche, aunque después los médicos en el hospital descubrieron que la pequeña había sufrido convulsiones febriles. Francisco Pana pudo abrir la vía aérea de la niña gracias a una rápida actuación. Irena volvió a respirar.

La familia de la pequeña no sabe cómo agradecer al personal del Parque Marítimo lo que hicieron por Irena, porque además el incidente no se produjo en las piscinas sino en la playa. La tía de la niña, Isabel Zuppo, destaca tanto la labor desarrollada por el técnico sanitario como por el gerente de la empresa pública, Augusto Sabina, quien activó de manera inmediata el protocolo de emergencia y quien durante en estos días se ha interesado por la salud de Irena e incluso acudió a verla al hospital.

"Aún veo la cara de mi sobrina cuando se desvaneció y no respiraba. No sé explicar lo que sentí, se me iba la vida, pero afortunadamente estaba rodeada de gente maravillosa y preparada y les estaremos eternamente agradecidos", indica Isabel Zuppo.

La tía de la pequeña cuenta que como Irena no se quería bañar cuando llegaron a la playa del Parque Marítimo, la puso en la toalla cubriéndola del sol con una sombrilla. Pasadas las tres de la tarde la niña pidió la chupa y se dejó dormir durante 15 minutos. "Cuando se despertó le di jugo, pero solo bebió un poco. La incorporé para irnos al agua y en ese instante se me desplomó. Tenía los ojos virados para atrás. Yo la cogí y empecé a gritar pidiendo ayuda. Alguien me la quitó de los brazos y salió corriendo. El gerente del Parque Marítimo y el personal sanitario de las piscinas me la devolvieron sana y salva", relata Isabel Zuppo.

Francisco Pana, el técnico sanitario del Parque Marítimo, confiesa que aún está intentando recuperarse de lo ocurrido porque fue muy impactante. Aunque fue él quien logró que la niña volviera a respirar, Pana asegura que si hay un héroe en esta historia ese es Pepe, un agente del Cuerpo Nacional de Policía que se encontraba disfrutando ese día de las piscinas. Fue la persona que cogió a la niña de los brazos de su tía y salió corriendo en busca del técnico sanitario.

"Y es que todo fue un cúmulo de casualidades. Por la mañana se me acercó Pepe, al que no conocía, porque se encontraba un poco mal. Le recomendé que fuera a comer algo al restaurante que ha abierto el Marítimo en la playa. Y gracias a que él estaba allí y a que sabía donde localizarme pudimos actuar de manera rápida. Aún sigo dándole vueltas a la cabeza porque fueron todas estas coincidencias lo que afortunadamente salvaron a la pequeña", concluye Pana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine