21 de marzo de 2013
21.03.2013
La Laguna

Gambín cierra su trilogía Ira Dei con el fantasma de la Casa Lercaro

El autor tinerfeño retrata la arquitectura y las costumbres del casco histórico en el siglo XVIII

21.03.2013 | 01:01
Gambín en el patio de la Casa Lercaro, su rincón favorito.

Con más de 22.000 ejemplares vendidos de las dos primeras entregas de Ira Dei (Ira de Dios), la trilogía llega a su fin con Casa Lercaro, la nueva novela policíaca de Mariano Gambín en la que La Laguna vuelve a ser escenario de asesinatos y misterios. Esta vez, la trama gira en torno a la leyenda urbana más popular de la ciudad: el fantasma de Catalina Lercaro. Con la casona que hoy acoge el Museo de Historia de Tenerife como escenario principal, el autor tinerfeño pasea a sus personajes por las calles del casco para describir su arquitectura y también la vida cotidiana de la ciudad durante el siglo XVIII.
"En esta última novela he querido retomar los mitos urbanos de La Laguna. Concretamente uno de los más atractivos para la literatura como es el de las casas encantadas", afirmó ayer Gambín durante la presentación de su nuevo libro en el salón de actos de la Casa Lercaro. El autor utiliza el halo de misterio que envuelve este inmueble de la calle San Agustín para recrear su historia. Aunque según él mismo admitió ayer, no es la única casona con leyendas de fantasmas que pueblan las páginas de su obra. Entre otras aparece también la Casa Montañés.
La directora del Organismo Autónomo de Museos de Tenerife, Amaya Conde, reconoció que las novelas de Gambín "son la mejor campaña de publicidad de La Laguna". "Estamos encantados de que utilice nuestras instalaciones para recrear su historia y nos sentimos muy orgullosos de que un libro de la trilogía lleve el nombre de nuestra sede", añadió Conde.
En la presentación, Gambín admitió sentirse "muy unido" a este edificio lagunero, que comenzó a visitar en su faceta de historiador y continuó frecuentando ahora de la mano de "un buen amigo" que le permitió adentrarse en cada uno de sus rincones para inspirarse. "Hice algunas maldades entre estas paredes que provocarán un par de asesinatos, ficticios por supuesto", aclaró el escritor que con un toque de ironía dijo esperar que después del éxito de sus novelas policiales sobre La Laguna "nadie piense que esta no es una ciudad segura".
Aunque los hechos ocurren en la actualidad, Ira Dei no solo habla de la Casa Lercaro sino también de sus antiguos ocupantes. "He tenido que investigar a la familia Lercaro para buscar a través de toda su genealogía que la mujer que encajara con el perfil del famoso fantasma, que todos llamamos de forma coloquial Catalina. Sin embargo, no encontré ninguna novia suicida. Esto no es una rémora, sino todo lo contrario. Alimenta la leyenda", según el autor.
Otro personaje mítico de la historia de La Laguna que se cuela en la novela es el pirata Amaro Pargo. "Amaro Rodríguez Felipe es un personaje tangencial del relato. Aunque hay una creencia popular de que fue un corsario, en realidad era un comerciante muy rico que había negocios en América, tal y como lo detalla en su libro el historiador Domingo Barbuzano. En la trama aparece como socio de uno de los Lercaro. Aquí el misterio no estriba en buscar el tesoro de Amaro Pargo, que muchos ya lo han buscado sin éxito, sino en encontrar la fortuna de uno de los Lercaro", detalla. La disputa por esa herencia, la actividad comercial de la ciudad, su clima frío y húmedo y la soledad de unas noches dominadas por el silencio sepulcral junto a las leyendas de Catalina Lercaro y Amaro Pargo componen el ambiente histórico de la última obra de Gambín.
Ira Dei fue el título de la primera entrega de la trilogía de misterio que se desarrolla en el casco de La Laguna. En esa entrega, el escritor explotaba el mito de los túneles urbanos. Los 6.000 ejemplares vendidos en el Archipiélago de esta obra y los 10.000 que vendió más tarde en la Península hicieron que la historia continuara. "Cuando escribí la primera novela no pensaba que sería una trilogía. El éxito es algo que uno desea pero que no espera", confesó.
En el segundo libro, El círculo platónico, el escritor lleva su thriller al interior de las iglesias de la cuidad para enriquecer la historia con los tesoros artístico-históricos que los templos laguneros atesoran.
Para crear la novela presentada ayer, Gambín invirtió nueve meses de trabajo. Para compaginar su faceta de escritor con su trabajo como abogado e historiador utilizó "alguna que otra aportación nocturna y muchas tardes". Según aseguró, los otros dos libros los escribió por las noches, "pero la resaca del día siguiente hacía que fuera difícil de llevar".
Sin más ambición literaria que la de "entretener y divertir al lector", Gambín recurre al ritmo de la acción más que a descripciones exhaustivas para ir construyendo a sus personajes centrales: el excéntrico aristócrata y exfuncionario de Hacienda, Luis Ariosto, la arqueóloga, Marta Herrero; la periodista, Sandra Clavijo y el inspector de Policía, Antonio Galán.
Tras la buena acogida que han tenido sus historias laguneras, el escritor anunció que con su próxima novela abandonará la ciudad. La historia se desarrollará en una zona de Marruecos situada justo frente a Fuerteventura.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook