01 de diciembre de 2012
01.12.2012

La crisis de El Tanque pone en peligro el pacto CC-PSOE en la Isla

El secretario de los nacionalistas en Tenerife, Fernando Clavijo, da un ultimátum a los socialistas para que cumplan con el pacto por el que Faustino Alegría pasaría a ser alcalde

01.12.2012 | 02:12

La brecha entre Coalición Canaria (CC) y el Partido Socialista (PSOE) en El Tanque amenaza con cargarse el resto de pactos que existen en Tenerife, como es el caso de los gobiernos del Cabildo y de Santa Cruz. Que estos acuerdos salten por los aires depende ni más ni menos que de uno de los municipios más pequeños de la Isla. En un primer momento, podría decirse incluso que han resultado más resistentes las uniones antinaturales entre los socialistas y populares de la Isla.

Según fuentes nacionalistas, el secretario general de CC en Tenerife, Fernando Clavijo, decidió ayer dar un ultimátum a los socialistas de El Tanque para que cumplan con el pacto de gobierno con su partido. En caso de que el grupo de gobierno no dé su brazo a torcer, la amenaza va más allá, pues insta a su propia formación a que intervenga y, si tampoco resulta, Clavijo está dispuesto a romper los acuerdos que existen en Tenerife.

El mensaje, por tanto, está claro: el representante de los nacionalistas insulares quiere ver resultados y no se arredra ante la posibilidad de poner contra la espada y la pared a Paulino Rivero si no actúa.

Aunque el PSOE de El Tanque decidió romper el pacto con CC en enero por una cuestión de desconfianza, según justificaron, la gota que colmó el vaso llegó ayer. Fernando Clavijo y otros representantes de ambas partes, como fue el caso José Miguel Barragán (CC), el secretario general de los socialistas en Tenerife, Manuel Fumero y Manuel González (PSOE), asistieron a la reunión de la mesa de seguimiento del acuerdo en el municipio norteño.

Fue en ese encuentro donde las chispas de Clavijo terminaron saltando por los aires. El alcalde de El Tanque, el socialista Ramón Martín, expulsó en enero del grupo de gobierno a los concejales nacionalistas. El problema está en que el PSOE y CC habían acordado compartir el trono durante el presente mandato. El bastón de mando durante los dos primeros años lo llevaría el socialista, mientras que el nacionalista Faustino Alegría pasaría a ser el regidor municipal hasta 2015.

A pesar del compromiso al que llegaron, Martín decidió cesar al primer y segundo teniente de alcalde sustituyéndolos por los dos únicos ediles del Partido Popular (PP) con los que cuenta el Ayuntamiento. El resto de concejales nacionalistas, también fueron relevados de sus responsabilidades.

Ante la complicada situación, CC lleva diez meses en busca de soluciones. Su miedo: que el PSOE no cumpla con su palabra y no ceda la Alcaldía a partir del año que viene. La imposibilidad para recomponer ese acuerdo hasta el día de ayer fue el detonante para el secretario general de CC en Tenerife. Su enfado llegó hasta tal punto que terminó por decir en la reunión, incluso, que directamente daba por roto el pacto con los socialistas en Tenerife, aunque será el partido el que deba llevar a cabo el proceso, según detallaron fuentes de la organización.

Según estas mismas fuentes, aún no hay decisiones oficiales, sino que más bien las palabras de Clavijo terminan por ser un aviso.
A este punto de vista habría que añadir la versión de los socialistas, que no hay que olvidar que la inmensa mayoría de la organización en Tenerife no compartía la idea de establecer un pacto con CC debido a sus décadas de poder en la Isla. Sus pocas ganas de tener relación con los nacionalistas, les llevó a pactar con los populares, como fue el caso de los ayuntamientos de San Juan de la Rambla, Santa Úrsula y Granadilla de Abona, donde gobiernan PP y PSOE.

Estos mismos pasos podrían dar ahora Santa Cruz y el Cabildo, en donde los socialistas podrían optar a pactar un nuevo gobierno con los populares.

Para colmo, el último congreso insular del PSOE lo ganaron dirigentes nada partidarios de este acuerdo con CC en la Isla.
No obstante, aclararon que el partido mantendrá en breve reuniones para estudiar qué hacer con los consistorios más difíciles de Tenerife, como es el caso de El Tanque o de Arona, en donde el exalcalde José Alberto González Reverón (CC) ha sido cesado por la Justicia al contratar de manera ilegal a dos funcionarias.

Otra de las herramientas claves que baraja el representante insular como arma de lucha es desbancar a los socialistas del poder en algunos de los ayuntamientos isleños, como es el caso de Icod de los Vinos. La estrategia es simple: presentar una moción de censura contra el alcalde de ese municipio, Juan José Dorta, y pactar con el PP para que los nacionalistas se hagan con el poder.
La versión oficial de Coalición Canaria, sin embargo, es que, por el momento, no existe constancia de que la organización nacionalista en la Isla intente llevar a cabo este tipo de actuación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook