18 de julio de 2012
18.07.2012
la laguna

Una ciudad de cuento

El escritor Mariano Gambín muestra los escenarios de sus novelas en una ruta por el casco histórico. La Catedral o la Casa Lercaro inspiran su trilogía

18.07.2012 | 01:10
Un centenar de laguneros acompañaron ayer a Mariano Gambín en su recorrido por los escenarios de la Trilogía de La Laguna.

Más de cien laguneros se convirtieron ayer en protagonistas de los thrillers más vendidos en Canarias. Se trata de la Trilogía de La Laguna, obra del escritor Mariano Gambín, quien se ha inspirado en las calles y monumentos más emblemáticos del casco para ambientar sus novelas. Sus seguidores tuvieron la oportunidad de convertirse en personajes de sus cuentos y recorrer estos lugares de la mano del autor, quien les hizo partícipes de cada uno de los detalles reflejados en sus libros mediante la lectura de algunos fragmentos.

La Plaza del Adelantado es uno de los parajes mejor descritos por Gambín en sus dos primeras novelas: Ira Dei (La ira de Dios) y El círculo platónico. El escritor hace alusión a la fuente barroca que está en el centro, "triste y sin agua"; a la Ermita de San Miguel, "flanqueada por dos edificios modernos que tiñen el buen gusto del edificio"; a los bancos del piedra, a los árboles de Laurel de Indias y los "arcos del edificio noble de piedra gris del Ayuntamiento".

Para el escritor, la esquina de la Calle La Carrera con esta plaza es "uno de los rincones más bonitos de la ciudad" y uno de los más nombrados en sus novelas. Incluso en la última, La Casa Lercaro, que aún no ha sido publicada. Mariano Gambín deleitó a los asistentes con una primicia de esta obra que se refiere a este punto de La Laguna "donde la ciudad rezuma historia y se asimilan los detalles del casco a cada paso".

Por la calle paralela, Dean Palahí, según el escritor "no ha pasado el tiempo. Es la que menos modificaciones ha sufrido de toda la ciudad", asegura. Lo mismo ocurre con la Catedral, que el novelista describe en su primer libro plagada de grietas en la cubierta, andamios y señales de obra. A día de hoy, 18 meses después, el edificio sigue igual.

Sin embargo, es la Iglesia de La Concepción uno de los espacios más recurrentes en sus dos primeros libros. La tenebrosa torre de piedra negra del campanario es la inspiración perfecta para una novela de suspense como la suya. Además, Gambín describe perfectamente el olor a barniz del interior del templo, su silencio y las sombras que dibujan sus altas columnas.

Además, el escritor se detiene en la composición del púlpito de madera y en dos detalles situados al final de la nave: la tumba de Andrés Yañes Machado, sobre la que se dibuja una calavera; y la pequeña figura de San Antonio Abad, que flanquea la esquina izquierda de la iglesia.
Ante la atenta mirada de los asistentes, quienes asentían con la cabeza en cada uno de los lugares que reconocían por los libros, Gambín desveló uno de los secretos menos conocidos de la Iglesia de Santo Domingo y que aparecerá en la última parte de la trilogía, que será publicada en verano de 2013. Se trata de la calavera que se sitúa sobre la tumba del pirata Amaro y que guiña un ojo, según el autor, "en señal de que esconde algo".

Mariano Gambín define La Laguna como "el lugar perfecto para ambientar un thriller, por su misterio". El escritor considera que el hecho de que nadie haya aprovechado esta posibilidad para explotar una novela de estas características ha influido en el éxito de su trilogía. "La Laguna está ahora mejor que nunca, incluso para los santacruceros", bromea.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook