07 de julio de 2012
07.07.2012
SANTA CRUZ

El Supremo salva 250 viviendas de Almáciga y Roque de las Bodegas

El Alto Tribunal legaliza las casas de Anaga al ampliar el deslinde de 20 a 100 metros

07.07.2012 | 04:00
Algunas de las viviendas que se salvan de la Ley de Costas en Almáciga, Anaga.

El Tribunal Supremo acaba de salvar a cerca de 250 casas de Almáciga y Roque de las Bodegas, en Anaga, que se habían quedado fuera de ordenación. Sus dueños ya no tendrán que esperar a un cambio en la Ley de Costas para saber si las pueden mantener o si van a ser derribadas porque esta decisión las legaliza de forma definitiva.
Una sentencia del Alto Tribunal ha ampliado de 20 a 100 metros el ancho de la costa en el que no se puede construir en 12.722 metros de la costa de Anaga, desde Almáciga hasta Taborno, con lo que esas 250 casas que se encontraban dentro de lo que se conoce técnicamente como deslinde marítimo-terrestre quedan legalizadas e incluso en ellas se podrán hacer obras menores o modificaciones puntuales con el permiso de las administraciones competentes.
El Supremo acepta la ampliación del deslinde en Almáciga, donde se encuentran la mayoría de las casas, y Roque de las Bodegas, pero no así en otro núcleo de Anaga, Tachero, cuyos propietarios también habían pedido que se ampliará la frontera a partir de la cual no se puede construir. La diferencia está en que el Supremo considera acreditado que los dos primeros núcleos tenían características urbanas antes de la entrada en vigor de la Ley de Costas, en el año 1988, mientras que el tercero no reunía esas características por lo que el deslinde quedará en los 100 metros actuales.
La empresa que se encarga del servicio de aguas del municipio, Emmasa, acreditó en un informe que Almáciga y Roque de las Bodegas cuentan con suministro de agua potable desde mucho antes de la entrada en vigor de la Ley de Costas, al menos desde 1980, y que cuentan además con alcantarillado municipal y con carreteras, entre otras infraestructuras.
Además, Endesa señaló en otro informe que puso en marcha el servicio de electricidad en estos dos núcleos de Anaga con la instalación de los centros de distribución en Almáciga en 1968 y en Roque de las Bodegas en 1973. Con estos documentos y las declaraciones de antiguos funcionarios municipales, el Supremo ve corroborada la principal alegación de los demandantes, representados por la Asociación de Vecinos Nuestra Señora de Begoña de Almáciga, de que estos núcleos eran urbanos antes de la puesta en marcha de la Ley de Costas aunque no hubiesen tenido esa catalogación oficial en el Plan General de Ordenación.
La sentencia del Tribunal Supremo rechaza una orden del Ministerio de Medio Ambiente a través de la cual fijó el 22 de septiembre de 2006 el deslinde de los bienes marítimo-terrestres en 20 metros a partir del punto máximo que alcanzan las mareas.
La Justicia acepta de esta manera las reclamaciones de los vecinos de Almáciga y Roque de las Bodegas, pero no así las de los vecinos de Tachero o con anterioridad de Igueste de San Andrés. El pasado mes de enero, la Audiencia Nacional ratificaba que 97 fincas y 22 viviendas de Igueste invaden el dominio público, son ilegales y podrían ser eliminadas en aplicación de la actual Ley de Costas, aunque el Gobierno del PP ya ha anunciado que no va a derribar estas casas y va a modificar esta norma para salvar estas y otras edificaciones en todo el litoral nacional.
La magistrada Elisa Veiga avala en la sentencia la orden del Ministerio de Medio Ambiente de 2010 que establece el deslinde del dominio público marítimo terrestre de Igueste en 100 metros, cuando los propietarios afectados pedían que la línea se redujera a 20 metros. Todos los inmuebles y cultivos que se encuentran en los 100 metros a partir de la orilla, esas 97 fincas y 22 viviendas, quedan pues fuera de ordenación. A diferencia de Almáciga y Roque de las Bodegas, el tribunal entiende que este asentamiento no se podía catalogar de urbano antes de la entrada en vigor de la Ley de Costas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook