29 de mayo de 2012
29.05.2012
SANTA CRUZ

Un error da cuatro días a la ONG La Despensa para evitar el desahucio

Un centenar de vecinos y usuarios de este banco de alimentos apoya a su responsable en la lucha legal para mantener los locales

29.05.2012 | 10:57
Un momento de la concentración, ayer, junto a la sede de la ONG La Despensa, en El Tablero.

El desahucio de la ONG La Despensa, en el barrio de El Tablero, se retrasa hasta el próximo viernes. Aunque en la orden judicial que se había notificado a su presidente figuraba ayer como la fecha en la que se produciría el desalojo, un fallo en la documentación ha dado cuatro días de margen a sus responsables para que puedan agotar "todas las vías legales" y paralizar el desahucio.

A las 10:00 horas, una muralla humana compuesta por cerca de un centenar de personas impedía de manera pacífica que cualquier persona pudiera acceder hasta uno de los dos locales que tiene la ONG. Los secretarios judiciales que se personaron en el lugar sobre las 11:20 horas dejaron claro que el desahucio se produciría el viernes en los dos locales (almacén y oficina) y no solo en uno como estaba previsto.

El propietario del edificio exige que esta organización sin ánimo de lucro pague por los inmuebles en los que desarrolla su labor debido a que sus responsables los utilizan como residencia. Sin embargo, Óscar Gutiérrez, presidente de La Despensa, aseguró que son los servicios sociales "los que se comprometieron en su momento a abonar el coste de los locales, ya que desarrollamos una labor solidaria que beneficia a todos los vecinos de Santa Cruz y también al resto de la Isla". "Si Ignacio González nos prometió y no cumplió, el actual equipo de Gobierno hace lo mismo", remarcó.

De producirse finalmente el desalojo el viernes, esta ONG se quedará sin sede oficial pero también su presidente tendrá que "dormir en la calle", afirmó Gutiérrez. "Es cierto que esta fue la casa de mis padres y anteriores responsables de la ONG durante casi dos años y ahora también la mía, pero es aquí donde atendemos cada día, sin horario y sin cerrar nunca, a los cientos de usuarios que acuden en busca de algo de comer", resaltó.

Al desahucio de La Despensa se une a mediados del próximo mes la de cuatro familias que obtuvieron casa gracias a los Servicios Sociales municipales en este edificio pero que serán desalojadas porque el Ayuntamiento tampoco ha pagado los recibos de su alquiler como se comprometió a hacerlo en su momento, remarcó Gutiérrez. "El IMAS deriva usuarios para pedir comida y para que vivan en estas viviendas pero luego no es capaz de asumir los pagos e incluso niega que haya existido un acuerdo verbal con nosotros", explicó el presidente de esta organización.

A la concentración acudieron ayer muchos usuarios habituales de este organización, así como gran parte de sus voluntarios y representantes de colectivos como Parados Unidos, Stop Desahucios en Tenerife, la Plataforma por la Dignidad de las Personas sin Hogar o la Asamblea Sociosanitaria, entre otros.

La Despensa ha atendido a más de 2.000 familias de manera directa y el año pasado repartió más de 110 toneladas de comida. Personas como Luz María Ortega, Margot Pérez o Rosa María Hernández apuntaron que "no sabríamos donde ir a conseguir comida si cierran esta ONG".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine