07 de mayo de 2012
07.05.2012

Los cazadores proponen otro año sin escopetas

La sequía y la enfermedad de la mixomatosis diezman el 70% de la población de conejos en la Isla

07.05.2012 | 04:08
Imagen de la exhibición de perros de casa de Guamasa.

Los cazadores tinerfeños están dispuestos a renunciar por segunda temporada consecutiva al uso de escopetas ante la escasez de presas. En los próximos días, fecha habitual para las celebraciones de las asambleas de la treintena de clubs distribuidos por la geografía insular, se tomará la decisión. Con esta medida, que ya se aplicó por primera vez en 2011, quieren colaborar en la recuperación del conejo silvestre.
Según explicó ayer uno de los portavoces del Club de Caza El podenco de Guamasa, Fidel Suárez, la sequía y la enfermedad de mixomatosis ha diezmado la población de conejos en Tenerife. "Está afectando muchísimo y podemos calcular una disminución del más de 70% de los ejemplares por ambas causas", aseguró Suárez. La enfermedad causa estragos entre los animales sobre todo en época veraniega, ya que se transmite a través de los mosquitos. A a la mixomatosis, que está afectando más a Tenerife que a cualquier otra Isla, hay que añadir el hecho de que con la escasez de pastos derivados de la sequía los conejos optan por no tener crías. "La naturaleza es sabia, si no van a poder alimentarlos ellos optan por no procrear", precisan los cazadores.
Por este motivo, el Club El Podenco llevará esta propuesta a la próxima reunión de la Federación Insular de Caza, que se celebrará el próximo día 11 con representante de todos los clubes tinerfeños. A la iniciativa de no llevar escopeta y dejar las capturas a la destreza de sus perros y hurones.
Asimismo, explica Suárez, otra de las ideas que se barajan para la temporada que se abre a principios del mes de agosto es reducir el número de hurones por cuadrilla, de los tres permitidos actualmente a solo uno por cada cinco cazadores.
La decisión pretende hacerse extensiva a los cazadores de perdiz. La Federación Insular de Caza recogerá todas las propuestas y, en asamblea general, decidirán las medidas que después elevarán ante el Consejo Insular de Caza. Este organismo, integrado por instituciones como el Cabildo de Tenerife, el Seprona, organizaciones ecologistas y de agricultores, será el que finalmente decida qué medidas se adoptarán para proteger a la fauna silvestre.
El deporte cinegético tiene en la Isla un nutrido grupo de aficionados. El año pasado se distribuyeron más de 6.600 licencias entre los cazadores tinerfeños. Con este tipo de medidas, quieren demostrar su preocupación por mantener las condiciones naturales adecuadas para garantizar la supervivencia de sus presas. La temporada de caza se extiende entre los meses de agosto y noviembre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine