08 de marzo de 2012
08.03.2012
Santa Cruz

Esplendor en las aguas del Puerto

El ´Alfa Nero´, el yate de lujo que utiliza Bill Gates en sus vacaciones, recala en Tenerife

08.03.2012 | 12:53
El Alfa Nero, ayer, en el puerto de Santa Cruz.

Un mínimo vistazo basta para comprender que no se trata de un yate convencional. Al igual del emperador romano del que toma nombre, Nerón, el Alfa Nero es el foco de todas las miradas allá por donde quiera que va. Sus más de 400 metros cuadrados de superficie y 82 de eslora, su impresionante piscina convertible en helipuerto y el sinfín de comodidades y servicios que ofrece le convierten en objeto de deseo para la inmensa mayoría de los mortales.

Entre estos últimos figuran los centenares de vecinos de Santa Cruz que no resistieron la tentación de soñar mientras se embelesaban con su imponente presencia en el puerto capitalino.

Sin embargo, son solo un puñado de privilegiados los que pueden navegar a bordo del Alfa Nero, uno de los yates más lujosos que ha atracado en el muelle de Santa Cruz en los últimos tiempos, y cuyo valor en el mercado supera los 115 millones de euros.

De sus grandes comedores, piano de cola, pista de baile, gimnasio y sus suntuosos camarotes han disfrutado millonarios anónimos todo el mundo y otros más conocidos como Bill Gates. El fundador de Microsoft ha visitado a bordo de este megayate lugares como las costas de Croacia, las Islas Galápagos o Isla Tortuga, entre otros, a lo largo de los últimos años.

Entre uno y otro de estos viajes, el Alfa Nero encuentra su cobijo en el puerto de Santa Cruz. De hecho casi se ha convertido en un habitual durante los últimos años. En los meses de noviembre y diciembre recaló en Tenerife en su travesía camino del Caribe.

Procedente de aguas caribeñas, donde navegó por lugares como Martinica o Guadalupe en el transcurso de las últimas semanas, el buque llegó el pasado día 1 sin más misión que llenar sus tanques de combustible y conceder unas jornadas de descanso a los 26 miembros de la tripulación después de atravesar el Atlántico.

Precisamente, el Alfa Nero soltará amarras hoy para dirigirse hacia Gibraltar, donde repostará de nuevo y solventará algunos problemas burocráticos antes de poner rumbo a astilleros en Francia, en donde los trabajadores de Oceanco reformarán parte de su interior con el objeto de adecuarlo a sus nuevas funciones.

Y es que los nuevos propietarios de este lujoso yate, Flying Dutchman Overseas Limited, piensan dedicarlo a cruceros exclusivos solo al alcance de unos pocos. La compañía de las Islas Caimán adquirió a finales del pasado año el Alfa Nero por un montante de 115 millones a su antiguo propietario: el billonario griego Theodore Angelopoulos, quien tuvo que rebajar hasta en dos ocasiones el precio del barco para su venta desde los 150 millones de euros iniciales. El magnate naviero y del sector metalúrgico, es también el copropietario del Olympiacos del Pireo, el club de fútbol y baloncesto, junto con sus hermanos Panagiotis y Giorgos.

El Alfa Nero, que ocupó el puesto 43º en una lista de los cien yates más lujosos del mundo hace algunos años, fue diseñado por Nuvolari & Lenard y construido en los astilleros de la famosa firma Oceanco. El buque tiene capacidad para alojar hasta 12 huéspedes en sus seis camarotes VIP dotados de todo tipo de comodidades.

Según relatan quienes lo han visitado, su interior es casi tan impresionante como su atractivo exterior. Tan solo la suite principal cuenta con una oficina, un vestidor, un baño con una ducha de vapor y jacuzzi, y un patio exterior privado. Las bondades del Alfa Nero no acaban aquí. El megayate tiene una autonomía de más de 10.669 kilómetros a una velocidad de 25 kilómetros por hora, aunque puede alcanzar una velocidad máxima de 37.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook