22 de enero de 2012
22.01.2012
Santa Cruz

Los barrios del centro pierden 10.627 vecinos en una década

Los barrios del Distrito Suroeste son los que registran los mayores crecimientos - Acorán multiplica por cinco su población mientras los caseríos de Anaga se vacían

22.01.2012 | 02:13
El barrio de Acorán, en el Distrito Suroeste de Santa Cruz.

Los barrios de Acorán, El Sobradillo y Alisios son los tres núcleos que más incremento porcentual de población han registrado entre los años 2000 y 2011 en el municipio. La condición del Distrito Suroeste como zona de crecimiento de la capital ha posibilitado que el número de empadronados en Acorán haya aumentado el 592% en los últimos once años, para pasar de 321 residentes a 2.224 en este periodo.
En el extremo contrario figuran varios enclaves del área de Anaga, que registran las mayores pérdidas porcentuales de población. Entre ellos destaca el pequeño caserío de El Draguillo, que ha dejado de contar con el 53% de sus vecinos en los últimos 11 años. A finales del pasado 2011, solo seis personas estaban registradas en un barrio que carece actualmente de accesos pavimentados.
Los datos extraídos del Instituto Nacional de Estadística (INE) revelan el importante cambio experimentado por el Suroeste entre 2000 y 2011. El distrito acapara los cuatro mayores crecimientos demográficos, en los que también destacan El Sobradillo, Alisios y Añaza. La población en esos núcleos de Santa Cruz de Tenerife subió el 206,3%, el 94,14% y el 40%, respectivamente.
En términos absolutos, llama especialmente la atención que el número de vecinos de El Sobradillo haya aumentado en 10.168 personas hasta situarse en 15.096 entre 2000 y 2011. El informe revela que una media de más de 920 personas se empadronaron en este barrio cada año en ese periodo.
Del mismo modo, los datos facilitados pro el INE evidencian que en el centro de Santa Cruz ha experimentado un retroceso de 10.627 residentes hasta situarse en 162.712 vecinos. Esta pérdida del 6,1% revela que muchos residentes han optado en la última década por trasladarse hacia otros puntos del municipio o de la Isla.
Anaga
Las mayores pérdidas de población en estos últimos años se concentran en Anaga. Además de El Draguillo, otros asentamientos como La Cumbrilla (-36%), Igueste de San Andrés (-33%) y Taborno (-29,9) han visto como muchas de sus casas se han quedado vacías durante los últimos años. En cifras absolutas, la mayor caída se produjo precisamente en Igueste, que ha pasado de 1.217 vecinos a 813 (-404).
A juicio del concejal responsable del Distrito Anaga, Fernando Ballesteros, la abrupta orografía de la zona y, especialmente, el elevado envejecimiento de la población de este área son los principales causantes de estos datos. "La caída del número de vecinos no es tan relevante en números reales pese a lo llamativo de los porcentajes. Pero la verdad es que muchos de los jóvenes prefieren mudarse a otros puntos mejor comunicados, donde tienen más facilidades para acceder a los servicios y están más próximos a sus puestos de trabajo", asegura el edil. Este movimiento, según apunta, queda probado en la importante aumento de los empadronados en barrios capitalinos como María Jiménez y San Andrés. Estos lugares han visto como el número de sus vecinos ha crecido el 31% y el 10%, respectivamente, en los últimos once ejercicios.
El edil admite, sin embargo, que es casi un reto "casi insalvable" evitar que pequeños asentamientos como El Draguillo, La Cumbrilla o El Bailadero se queden totalmente deshabitados con el paso de los años. "El mayor problema es que sus vecinos se mueren por su avanzada edad y no hay nadie que los sustituya", lamenta.
Fernando Ballesteros hizo referencia a la necesidad de poner en marcha iniciativas tanto a nivel público como privado para conseguir "fijar" población en estos núcleos. En su opinión, se trata de una misión que resulta "muy complicada", pero posible gracias al fomento del turismo de naturaleza en la zona , así como a todas las actividades y empresas vinculadas al sector y a la riqueza de la gastronomía de Anaga.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook