18 de diciembre de 2011
18.12.2011

La cuna de los Rodríguez López

La casa de uno de los clanes más poderosos de Canarias se hunde ante la indiferencia

18.12.2011 | 01:53

La saga de los Rodríguez López está ligada a la historia del estadio del CD Tenerife, a Fred Olsen, el Jardín Tecina de La Gomera o la sede de Radio Nacional en Santa Cruz... Pertenecen a una de las familias más poderosas de Canarias y su huella puede seguirse a través de multitud de obras de beneficencia €construyeron y donaron a la capital la Casa Cuna y el cementerio de Santa Lastenia€ o del patrimonio arquitectónico que han legado, como el Casino Taoro.
Quizá el más desconocido de sus antiguos bienes sea la finca de 26.000 metros cuadrados de La Higuerita que fue hogar de la familia desde que encargaron su construcción al arquitecto Marrero Regalado, en los años 30, hasta que la vendieron a la sociedad recreativa Hogar Gomero, medio siglo después.
El investigador palmero Juan Carlos Díaz Lorenzo es autor de uno de los escasos trabajos biográficos que existen sobre los Rodríguez López. Según su relato, Juan Rodríguez López, el patriarca del clan, levantó en la primera mitad del siglo XX uno de los mayores emporios navieros que han existido en el Archipiélago. Su amplia flota mantenía rutas regulares entre las Islas, con la Península y con el norte de África, y le servía para transportar los productos agrícolas de las extensas plantaciones que tenía en su finca de Tecina, en La Gomera. Además, como consignatario era representante del armador noruego Fred Olsen.
Juan Rodríguez López tuvo diez hijos: Álvaro, Conrado, Juan, Eulalia, Manuela, Julia, Adalberto, Imeldo, Corviniano y Heliodoro. Tres de ellos heredaron el negocio familiar y decidieron irse a vivir juntos a La Higuerita. La casa más grande de las tres casas que levantaron, en la que funcionó el Hogar Gomero, perteneció a Álvaro. Las otras dos, que dan hacía la carretera general, las habitaron Conrado e Imeldo.
Cuando en La Cuesta todavía las huertas llegaban hasta el hospital, la residencia de los Rodríguez López se alzó como un bastión del refinamiento. Federico García Barba, presidente de la demarcación provincial del Colegio de Arquitectos de Canarias, explica que su diseño corresponde a la época neotradicionalista de Marrero Regalado y está inspirado en el estilo montañés típico de las construcciones tradicionales de la cornisa cantábrica.
Desde el portón, encargado a artesanos sevillanos, la madera de caoba de puertas y ventanas hasta la decoración interior despertaban la admiración con piezas llegadas de grandes ciudades a bordo de sus barcos. De hecho, fueron los primeros de la Isla en tener televisor.
La entrada estaba siempre custodiada por un guarda. Los hermanos acudían a muchos actos sociales, pero en raras ocasiones se organizaron grandes fiestas en la finca de Los gallos, como los llamaban, dicen que por el logotipo dorado que tenía sobre el radiador uno el coche de uno de los hermanos. En los años 50, la familia vendió una de las casas €la única que está bien conservada€ a Antonio Carballo. Allí nacieron el famoso letrado Antonio Carballo Cotanda y su hermano José María, que durante la infancia se convirtieron en amigos inseparables de sus vecinos. Más tarde vendieron la otra a la sociedad del Hogar Gomero, pero la devolvieron al dar quiebra. La Universidad de La Laguna la compró en los años 80. Desde entonces, solo las habita la indiferencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas