09 de diciembre de 2011
09.12.2011
La Laguna

Alcaldesa por un día

Los laguneros acuden a La Concepción para celebrar la misa en honor a la Virgen, oficiada por el obispo Bernardo Álvarez

09.12.2011 | 12:37
Los miembros de las hermandades y cofradías laguneras atienden a las oraciones con sus tradicionales velas.

La Virgen de la Concepción recibió ayer de la mano de Fernando Clavijo el bastón de mando de San Cristóbal de La Laguna. Todos los 8 de diciembre, el regidor municipal cede su puesto a la imagen mariana, alcaldesa honoraria de la ciudad de los Adelantados desde la década de los años 50 del pasado siglo XX.

Una parte de los vecinos de La Laguna aprovecharon la mañana festiva para participar en la eucaristía en honor a la Virgen. La ceremonia fue oficiada por el obispo de la Diócesis de La Laguna, Bernardo Álvarez, que estuvo acompañado por varios sacerdotes, sus vicarios y los representantes de las órdenes religiosas de la ciudad. Mientras, en el exterior del céntrico templo, la mañana olía a algodón de azúcar y a almendra garrapiñada y se respiraba ambiente de compras navideñas.

Dentro, en los bancos de la iglesia, apenas cabía una persona más. De hecho, muchos de los fieles tuvieron que seguir el desarrollo de la misa de pié. "Esa es una celebración con mucho calado en la ciudad", explicó Nélida, que acudió temprano y consiguió un hueco en las filas centrales. "Es curioso que la verdadera patrona de la ciudad sea Los Remedios, que está ahí detrás porque La Catedral está en obras, de hecho yo me enteré _hace poco", dijo esta vecina.

Bernardo Álvarez, como el resto de los sacerdotes, vistió una casulla azul celeste: el color de la Virgen que se usa en toda España para conmemorar a la Inmaculada Concepción, patrona del país. En su homilía, el obispo recordó el valor y la entrega de María e invitó a los creyentes a que "se definan en base a su relación con Dios" y a que sigan el ejemplo "de sacrificio de la madre de Jesús".

A la salida de la procesión, la imagen fue recibida por la Policía Local vestida con sus trajes de gala y por la banda municipal de música, que interpretó el himno nacional. "Se nota que en la ciudad hay mucha tradición religiosa, porque todo el mundo se suma a estos actos", indicó Agustín Vera, un estudiante universitario que cursa su primer año en Aguere.

La talla recorrió la distancia que separa la iglesia de la calle San Agustín acompañada por una nutrida representación de las cofradías y las hermandades de La Laguna. Posteriormente, volvió a subir por la calle de La Carrera de regreso hacia el templo. En el camino, turistas y compradores detuvieron por un momento su camino para observar a la comitiva.

Al final del recorrido, el bastón de mando de La Laguna regresó a las manos de su alcalde, que ayer estuvo acompañado por varios miembros de la corporación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook