19 de marzo de 2011
19.03.2011
Santa Cruz

El viejo hospital cede su espacio a las momias

El Museo de la Naturaleza y el Hombre concluye su reforma tras 17 años de obras

19.03.2011 | 02:03

Momias guanches, insectos endémicos de Canarias, moluscos marinos, meteoritos o un calamar gigante conviven en el edificio que antes era el Hospital Civil de Santa Cruz. Esta estructura data del siglo XVIII y se ubica en el margen derecho del barranco de Santos. La fachada del edificio es uno de los exponentes de la arquitectura neoclásica en Canarias. Este inmueble, que en 1983 fue declarado Bien de Interés Cultural, en la actualidad alberga el museo de la Naturaleza y el Hombre, considerado como el gran museo de la macaronesia.
Han tenido que pasar 17 años para que esta pinacoteca y a la vez centro de investigación tenga todo su espacio restaurado y esté tanto a disposición de los científicos como de los visitantes. No ha sido un proceso fácil, ya que adecuar la estructura de un hospital ha conllevado alguna que otra dificultad. De hecho, ayer se inauguró la cuarta fase de las obras de rehabilitación. Este último trabajo comenzó el 13 de septiembre del 2008, pero el camino de restauración ya se había iniciado en 1994. En el 2002, Su Majestad la Reina vino a la capital tinerfeña para inaugurar el conjunto museográfico de las tres fases anteriores.
Se han restaurado casi 4.500 metros cuadrados, distribuidos en tres plantas más una subterránea. El museo ahora cuenta con dos patios, despachos, laboratorios de ciencias naturales, de arqueología y de conservación, así como estancias para los talleres de taxidermia.
Sin perder el encanto de los inmuebles antiguos, este museo ahora cuenta con la tecnología más puntera en relación a las ciencias. Y no solo eso, sino que, además, tiene una decoración más moderna. Según el presidente del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior, este edificio es una "auténtica joya", ya que retrata todo el esfuerzo que ha hecho la comunidad científica por "sacar el proyecto adelante".
Pero no solo se trata de contar con la mejor tecnología, sino que ahora los 67 empleados que realizaban su trabajo en el edificio de los Salesianos cuentan con su propio espacio en las nuevas oficinas y laboratorios
Sánchez Pinto.
El director del museo de Ciencias Naturales, Lázaro Sánchez Pinto, afirmó que este espacio es muy importante porque por fin "contamos con un lugar en el que podemos guardar todo nuestro patrimonio". Hace 35 años, Sánchez Pinto, junto a un grupo de investigadores, hizo una expedición a las Islas Salvajes y al volver se encontraron con que "teníamos mucho material y ningún sitio para guardarlo".
Por este motivo, el director de la instalación se mostró muy satisfecho y orgulloso con la finalización de estas obras. El director del museo Arqueológico, Conrado Rodríguez, aseguró por su parte que con estas nuevas instalaciones la capital tinerfeña cuenta "con el museo más puntero de esta categoría".
Todo el material que esconde las paredes de este inmueble es real. En este sentido, Lázaro Sánchez aseguró que nada es "virtual porque para eso ya están las películas". En las diferentes salas se exponen "centenares de miles de muestras de insectos" o moluscos que deben de conservarse en unas características "muy específicas". Con todo este material los mejores directores de cine podrían conseguir una realidad virtual.
Por suerte desde ayer todos los visitantes van a poder disfrutar de toda esta realidad porque la pinacoteca está abierta a toda la sociedad. Lo curioso de esta instalación es que en un momento el turista podrá pasar de estar en la biblioteca a encontrarse en la sala de exposiciones. Pero quizá lo más novedoso es la trastienda. Sin este espacio sería imposible que el funcionamiento fuese el correcto porque en este lugar es donde se guardan todas las piezas importantes.
Quienes se acerquen al museo de la Naturaleza y el Hombre podrán disfrutar y explorar la riqueza de la naturaleza canaria y descubrir la mayor colección sobre la cultura guanche.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook