25 de noviembre de 2010
25.11.2010
La Laguna

Intelectuales piden el traslado al casco del Padre Anchieta

La escultura de homenaje al jesuita lagunero se halla en la autopista del norte, en un lugar de difícil acceso y a merced de los altos índices de polución

25.11.2010 | 02:56
Escultura del Padre Anchieta.

La escultura del Padre Anchieta que preside la entrada de La Laguna desde la autopista del norte "debería" ser trasladada desde su actual emplazamiento hasta un lugar más céntrico. Al menos eso es lo que opinan algunos vecinos de La Laguna y varias personalidades vinculadas al mundo de la cultura que participarán, mañana, en una mesa de debate organizada con motivo del cincuenta aniversario de la inauguración de esta gran obra de arte.

Los actos conmemorativos de dicha inauguración han sido organizados por un grupo de laguneros, en colaboración con la Cátedra del Padre Anchieta de la Universidad de La Laguna (ULL) y la Fundación Mapfre Guanarteme. La agenda, que arranca esta tarde a partir de las 20:15 horas con el Coro de Cámara de Tenerife interpretando obras del Cancionero Ibérico de José de Anchieta en la iglesia de Santo Domingo, se completará este sábado con una ofrenda floral ante el monumento al Beato José de Anchieta a las 12:30 horas, a cargo de la Hermandad de Caballeros del Beato Tinerfeño, y una misa en la Parroquia de La Concepción.

Entre los organizadores del evento se encuentra el periodista y ex presidente de la Real Academia Canaria de las Bellas Artes de San Miguel Arcángel de Santa Cruz de Tenerife, Eliseo Izquierdo. Ayer recordaba la fecha concreta de la inauguración del emblemático monumento: el 27 de noviembre de 1960.

"Recuerdo muy bien el acto, acudió muchísima gente y fue una fecha muy señalada para la ciudad", rememora Izquierdo. La escultura del ilustre beato tinerfeño llegó a la ciudad de Los Adelantados por deseo expreso de las autoridades Brasileñas, país donde el misionero jesuita desarrolló gran parte de su inconmensurable labor y donde fundó dos ciudades.

De hecho, la gran escultura que preside ahora la rotonda de acceso a la avenida Trinidad fue donada por el gobierno brasileño. Era un regalo para la ciudad que vio nacer al jesuita. El autor de la misma es el conocido escultor Bruno Giorgi. "Un gran artista, de enorme categoría. De hecho, prácticamente todas las grandes esculturas de la ciudad de Brasilia llevan su firma", matiza Izquierdo.

Los motivos del traslado de la obra, para la que se propone un emplazamiento mucho más céntrico, son los de la enorme polución que soporta diariamente, la imposibilidad de que los viandantes se puedan acercar para disfrutar en primer término de la obra y el hecho de que se trate de la escultura "más importante de la ciudad" y por eso "merece una ubicación más acorde con su categoría", precisa Izquierdo.

Fue el propio Giorgi es que escogió, de hecho, la situación de la escultura. En aquel momento, principios de la década de los sesenta, la zona no era el importante ramal circulatorio en el que se convertiría definitivamente a finales del siglo XX. "No teníamos, todavía, autopista. Lo que había era una autovía y se situó en lo que formaba una especie de óvalo en el cruce entre la avenida Trinidad, la carretera de Geneto y lo que ahora es la TF-5", recuerda Izquierdo. Desde entonces, asegura el periodista, la escultura del beato lagunero ha cambiado de lugar en varias ocasiones, siempre a consecuencia de las sucesivas obras de remodelación que se han ejecutado en la zona. "Estuvo, todos lo recordamos, en los jardines del Campus Central de la Universidad de La Laguna", matiza el periodista.

El representante del colectivo, que no duda en ensalzar la importancia internacional de uno de los fundadores de las ciudades de São Paulo y Río de Janeiro, recalca que se trata de crear "un ambiente de debate, de ideas, para encontrar una buena opción que agrade a todo el mundo. Luego se podrán trasladar las propuestas al Ayuntamiento que será, al fin y al cabo, el que tome la decisión".

La idea es que la figura del recordado jesuita encuentre un hueco en la zona céntrica de la ciudad, "para que también los numerosos visitantes que la ciudad puedan acercarse a este importante patrimonio. Es, sin duda, el mejor monumento de la ciudad y uno de los más relevantes de Tenerife", concretó Izquierdo.

Mal orientada
Otra de las curiosidades que rodean la figura de José de Anchieta es la de su orientación. El propio Bruno Giorgi concibió la figura del jesuita dirigiéndose hacia el mar y mirando, hacia atrás, la ciudad de la que se despedía en su viaje hacia Portugal. De esta forma, la cara del beato debería mirar hacia La Laguna y su cuerpo estar orientado hacia Santa Cruz de Tenerife. "Nos gustaría que se respetara el deseo y la idea original del autor", concluyó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook