21 de noviembre de 2010
21.11.2010
Santa Cruz

La huerta a diez minutos del centro

La Asociación de Vecinos de El Tablero acaba de ganar un concurso por utilizar su paisaje como símbolo del barrio. Los mayores enseñan a los más jóvenes a amar la naturaleza

21.11.2010 | 03:00
Las cabras pastan junto a uno de las paradas de guagua en la carretera general del barrio de El Tablero.

Poco más de 2.900 habitantes, a diez minutos del centro del municipio de Santa Cruz y a quince del de La Laguna. Aquí, en El Tablero, campean a sus anchas las cabras junto a las paradas de guaguas. Existe campo y huertas a muy poca distancia del casco. Una realidad que no todos conocen.

Los animales se mezclan en las pequeñas granjas familiares con las verduras que nacen de la tierra. Casi todo es para consumo propio porque ya poco son los que venden en el mercado. Como mucho, de manera familiar, ofrecen lo que tienen a sus conocidos y familiares.
Cada vez con mayor frecuencia los barrancos se llenan de malas hierbas. La tradición se está perdiendo. Los jóvenes ya no quieren seguir cultivando. La opción de una casa terrera, con una porción de tierra donde plantar, parece que no convence. ¿O sí? La Asociación de Vecinos del barrio, formada de forma casi íntegra por jóvenes, quiere cuidar lo suyo y lo que les caracteriza y diferencia del resto de vecinos del municipio.

Este colectivo, junto con el grupo la Pimentera, acaba de hacerse con uno de los premios Paisaje Isla de Tenerife 2010. El reconocimiento, que concede el Cabildo, galardona a su Festival Rural de Creación - Las Eras, cuyo principal objetivo era desarrollar un encuentro intergeneracional con el paisaje como tema principal.

"Nuestro objetivo es que todos los vecinos de Santa Cruz vean en El Tablero un lugar de escape de la ciudad", explica el presidente vecinal Roberto Abdullah. Consideran que "el pueblo" es un enclave atractivo para todos los que quieran huir del ruido y del estrés que se vive en la ciudad. "Aquí existe diversidad", añade, "ya que se puede encontrar huertas, animales, senderos para caminar y un montón de espacios que podrían emplearse para hacer rutas que todos podamos utilizar después del trabajo o en nuestro día de descanso".

Este colectivo se muestra "contento por el rechazo y paralización del Plan General de Santa Cruz con el que se nos pretendía llenar de adosados nuestro pueblo". "Queremos, y no vamos a dejar de luchar constantemente para ello, porque lo nuestro salga adelante conservando la esencia que nos caracteriza". "Nos sentimos abandonados y todo lo hemos sacado nosotros mismos adelante, sin ningún tipo de ayuda institucional".

"Los vecinos están dispuestos a abrir sus casas, a presumir de lo que tienen porque prefieren exponerlo a todos antes de arriesgarse a perderlo para siempre". Este sentimiento de arraigo a las tradiciones no es si no un empeño por cuidar lo que es realmente importante para ellos y "traspasarlo a las generaciones que vienen detrás es imprescindible para que perdure en el tiempo con el mismo cariño que le tenemos los que ahora lo defendemos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook