21 de agosto de 2010
21.08.2010
santa cruz

Sí se Puede solicitará a la Justicia la retirada del monumento a Franco

El partido tilda de "anomalía histórica" mantener la escultura en la vía pública y de "triquiñuela" denominarla Ángel Caído

21.08.2010 | 01:25
Joaquín Galera, representante de Sí se Puede, ayer frente al monumento a Franco, en Santa Cruz.

Alternativa Sí se Puede por Tenerife recurrirá a la Justicia para intentar que se retire de la vía pública del monumento a Franco que se encuentra en la intersección entre la Rambla de Santa Cruz y la avenida de Anaga. Asimismo, dos de sus representantes, Joaquín Galera y Domingo Garí, anunciaron ayer justo frente al conjunto escultórico una campaña para recoger firmas y recabar apoyo político y social contra la permanencia de un homenaje público al dictador que consideran "una anomalía política, histórica y cultural para una ciudad gobernada por fuerzas democráticas".

"Somos partidarios de que se cumpla la Ley de Memoria Histórica y se lleve al cuartel de Almeida para sustituirla por otro monumento a través de un concurso de ideas", destacó Domingo Garí, en declaraciones en rueda de prensa recogidas por Europa Press. La formación progresista, sin representación en el Consistorio chicharrero tras debutar en las últimas elecciones municipales, acusó al Ayuntamiento de la capital de utilizar una "triquiñuela" al cambiar el nombre de monumento a Franco por el de Angel Caído.

Galera y Garí consideran que así el Consistorio "elude cumplir la Ley de la Memoria Histórica" para poder mantener la imagen del escultor Juan de Avalos. El candidato por Santa Cruz de Tenerife, Pedro Fernández Arcila, será el encargado de presentar en el Ayuntamiento la exigencia de retirada y pretende, incluso, llevar el asunto a pleno, matizaron los portavoces de la formación, que confían en que haya "consenso" y "acuerdo" con otras formaciones políticas para sacar adelante esta propuesta. "Esperamos que la apoyen. Sería preocupante por parte de las formaciones de izquierdas o de centro que no lo hagan. No hablamos de romperlo o maltratarlo, sino de que se lleve al Museo Militar. Es una fórmula para sacar adelante la propuesta. Queremos aprovechar monumentos, calles y símbolos de la ciudad para dar cumplimiento a la memoria histórica", puntualizó Joaquín Galera.

La formación política ha manifestado asimismo su interés en elaborar "una relación de nombres de calles y plazas con nombres franquistas". "Este tipo de cuestiones hay que ponerlas en su sitio", declaró el arquitecto, que barajó la posibilidad de incluir en esta relación al Monumento a los Caídos de la remodelada plaza de España, al que en su opinión se debería al menos "borrar" los símbolos franquistas.

"No deberíamos permitir que los turistas que vengan a Santa Cruz vean un monumento a un dictador. Símbolos como este deberían ser suprimidos en los próximos meses", insistieron los representantes de Sí se Puede. "Hay que acabar con este tema porque en esta ciudad, tanto a nivel político como empresarial, Franco sigue tan vivo como siempre. Tenemos el firme convencimiento de que lo vamos a lograr y no vamos a parar hasta que lo logremos", zanjó Galera.

También dentro de las propuestas de esta formación política se encuentra la de recuperar y reconocer la memoria histórica de "personajes que fueron asesinados por los franquistas", señaló por su parte el profesor universitario Domingo Garí, que consideró "de justicia" rendir reconocimiento por ejemplo al poeta canario Domingo López Torres, asesinado en 1937 tras estar preso en los salones de Fyffes. "El poeta Domingo López Torres, que fue asesinado en febrero de 1937 tras estar preso en Fyffes, para nosotros es como la figura de Federico García Lorca. Proponemos que la plaza de la Sociedad de Desarrollo lleve su nombre", aseveró Garí, que aclaró en todo momento que esta decisión no es un "tratamiento exclusivista". "Queremos compartir una transformación del entorno simbólico que rodea la ciudad y que de alguna manera describe a los ciudadanos que viven en ella", concluyó el militante de Sí Se Puede.

El grupo de Gobierno del Ayuntamiento chicharrero ya eliminó los nombres con alusiones franquistas de varias calles de la ciudad. En diciembre de 2008, un repentino decreto cambió la denominación de ocho de las más de cien vías que presentan una nomenclatura asociada al régimen: la Rambla del General Franco pasó a llamarse Rambla de Santa Cruz; la avenida José Antonio pasó a avenida Marítima; la General Mola se convirtió en Islas Canarias; General Moscardó en Del Amor; General Goded en Del Perdón; General Fanjul en Del Olvido; General Sanjurjo pasó a De los Sueños y la García Morato, a De la Tolerancia.

El conjunto escultórico de la avenida de Anaga fue inaugurado oficialmente en 1970, quedando configurado como la última obra de arte que se realizó en España en honor al dictador y uno de los últimos monumentos que sobreviven a la Ley de la Memoria Histórica. El Ayuntamiento defiende la permanencia del monumento recordando el apartado de la norma en el que se menciona que tan sólo se salvarán estos elementos simbólicos por razones "artísticas y arquitectónicas". Según sus responsables, posee un alto valor artístico e histórico, lo que se demuestra en el hecho de haber sido declarado Bien de Interés Cultural.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook