23 de julio de 2010
23.07.2010
Santa Cruz

Los musulmanes buscan un local para mejorar su mezquita

Su presidente cree que paliará la falta de espacio de la actual y favorecerá la integración y el conocimiento de sus costumbres

20.07.2010 | 13:30
Una mejor ubicación para la mezquita

Un local adecuado para rezar, darse a conocer y eliminar el desconocimiento que existe entre la sociedad hacia el Islam y sus costumbres es lo que busca la comunidad musulmana en la capital tinerfeña. Su presidente, Hassan Acheb Benejemi, reiteró ayer la necesidad de encontrar un espacio en el centro de Santa Cruz que albergue la nueva mezquita.

Según afirmó, los poco más de noventa metros cuadrados de la actual, situada en la calle Calvo Sotelo desde hace trece años, se han quedado pequeños ante el crecimiento del número de fieles y además impiden organizar actividades en su interior que fomenten la integración y el conocimiento entre las diversas comunidades y credos que integran la Santa Cruz del siglo XXI.

"Tenemos que darnos a conocer a la mayoría, para que no haya miedo al desconocido y al diferente. En estos casos, la minoría es la que debe dar el paso y abrir su puertas", afirmó para posteriormente añadir que el respeto debe ser el ingrediente esencial para que se materialicen de manera fructífera este tipo de relaciones.

"Hacemos lo que podemos con nuestras limitaciones. Participamos en charlas, acudimos a la universidad cuando nos llaman, pero nos gustaría tener un local adecuado donde organizar talleres de astronomía, henna o, simplemente, poder recibir en mejores condiciones a la gente que acude para interesarse por el Islam", señaló el presidente de la comunidad musulmana.

Según explicó, la búsqueda de un nuevo local no está siendo tarea sencilla. Los precios en el mercado inmobiliario para un espacio de al menos 300 metros cuadrados superan los 1.200 euros al mes. "Es mucho dinero para nosotros. Además habría que sumarle los gastos de acondicionamiento para convertirlo en una mezquita, con espacios divididos para mujeres y hombres y con lugares adecuados para realizar las abluciones", explicó.

Hassan Acheb lamentó asimismo que el Ayuntamiento carezca en la actualidad de un lugar con la superficie necesaria para habilitarlo como mezquita. Según afirmó, tanto la administración local como la comunidad se están esforzando para encontrar un lugar que satisfaga las necesidades de un colectivo que ya supera las 4.000 personas sólo en el área metropolitana y que recibe la llegada de fieles desde otros puntos del Norte de la Isla como Güímar o Bajamar.

Mientras tanto, los musulmanes continúan acudiendo de forma diaria a la mezquita de la calle Calvo Sotelo para sus oraciones pese a las estrecheces. "Los viernes, durante la Yumu´ah, somos más de 200 y algunos tienen que rezar desde la calle", lamenta. En su opinión, el elevado número de personas en un espacio tan pequeño crea en ocasiones "pequeñas molestias" a los vecinos. Pese a ello, señaló que las relaciones con el entorno se caracterizan por la absoluta normalidad. "Llevamos allí trece años y siempre nos han tratado genial", concluyó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine