22 de julio de 2010
22.07.2010
Ley del Municipio turístico

Cabrera asegura que el comercio capitalino "necesita un revulsivo"

El director general anima a los empresarios a ofrecer alternativas a los turistas

20.07.2010 | 13:28
El director general de Comercio, Arturo Cabrera

"Santa Cruz de Tenerife necesita un revulsivo". El director general de Comercio del Gobierno de Canarias, Arturo Cabrera, considera que el centro de la capital tinerfeña precisa un impulso para cambiar su habitual cara durante los fines de semana. "Es un poco triste ver que la ciudad se queda vacía, con las tiendas, los bares y los establecimientos de restauración cerrados", asegura.

Según afirma, el actual marco legal sobre comercio elaborado por el Gobierno canario permite abrir al público durante las 24 horas los 365 días del año a los establecimientos con menos de 300 metros cuadrados de superficie. De este modo, todos los pequeños comercios podrían continuar su actividad durante los fines de semana y los festivos sin la necesidad de que Santa Cruz fuera designada como zona turística, una denominación que, a día de hoy, sólo reciben aquellas localidades con un número de plazas alojativas igual o superior al 40% de su población.

En la actualidad, y pese a los tímidos intentos con carácter cíclico de algunas asociaciones de comerciantes, el municipio santacrucero continúa sin optar a esta designación en virtud a su condición de puerto receptor de cruceros. En este sentido, Cabrera afirma que, a día de hoy, ni el Ayuntamiento capitalino ni los colectivos de empresarios han realizado una petición formal al respecto al Ejecutivo regional.

El director general de Comercio señala asimismo que el creciente efecto dinamizador del puerto sobre el turismo de la capital tinerfeña debería ser aprovechado por los comerciantes a la hora de sacar el máximo rendimiento a sus negocios. "Cada vez llegan más cruceristas y no hay ningún impedimento legal para que no abran sus establecimientos", apunta. Del mismo modo, Cabrera asegura que deberán ser los propietarios quienes decidan si sus comercios abren o no al público durante los domingos y los días festivos. "En la norma no hay ninguna obligación. Los que lo deseen y cumplan las condiciones podrán hacerlo con libertad", añade.

En su opinión, lo esencial en estos momentos es que todos los actores implicados, comerciantes y restauradores, "alcancen un acuerdo" para ofrecer una oferta común que posibilite "que los turistas lleguen ya". Cabrera cree que éste podría ser el primer paso adecuado para que la ciudad fuera considerada en un futuro como zona de interés turístico.

"Los locales menores de 300 metros podrían estar abiertos al público y tejer una red que, pasado un tiempo, pudiera servir de cara a la tramitación de zona de interés turístico", comenta al respecto para segundos después recordar la posibilidad de "delimitar un área" donde permitir la apertura en domingos y festivos.

En cuanto a las dudas existentes entre algunas asociaciones sobre los réditos económicos generados gracias a esta denominación, el director general de Comercio afirma que esta desconfianza sólo desaparecerá cuando comprueben los beneficios de abrir sus locales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine