15 de julio de 2010
15.07.2010

Ejemplo de civismo

Los aficionados de todas las Islas celebraron de forma pacífica la victoria de ´La Roja´

13.07.2010 | 13:20
Varios seguidores siguen el partido frente a una pantalla gigante en Las Américas, Adeje.

Una celebración pacífica. Con esta simple frase resumieron ayer en las principales ciudades del Archipiélago el transcurrir de las populares celebraciones de la victoria de España en el Mundial de Sudáfrica 2010. Tan sólo en los principales núcleos de Santa Cruz de Tenerife y La Laguna se reunieron unas 16.000 personas para seguir el partido del año a través de pantallas gigantes instaladas en distintos lugares.

No hubo incidentes destacables, según confirmaron desde ambos ayuntamientos, salvo algún que otro leve corte con cristales producido por envases de bebidas en la capital tinerfeña. En la provincial oriental, mayores aglomeraciones provocaron pequeñas reyertas con heridos leves en las capitales de Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura, según el Centro Coordinador de Emergencias 112.

Desde este teléfono que centraliza las urgencias informaron también de que la mayoría de las llamadas recibidas en la provincia occidental en la noche del domingo y madrugada del lunes respondió a quejas por ruido, tanto en la calle como en domicilios particulares. Ante esas protestas y en un día extraordinario, la cosa no pasó de alguna que otra visita de la Policía Local a varios domicilios a cuyos propietarios invitaron a dar la fiesta por terminada.

En la capital tinerfeña algunos aficionados sufrieron pequeños cortes por botellas rotas en la fuente de la Plaza de España, donde acabaron muchos su fiesta, un lugar ya tradicional para las celebraciones futbolísticas. Unas 10.000 personas siguieron en las tres pantallas gigantes la final del Mundial 2010.

El servicio de limpieza tuvo trabajo extra desde las cinco de la madrugada del lunes. Se recogió cerca de tonelada y media de residuos, la gran mayoría envases de bebidas. Los trabajadores de este servicio usaron también 40.000 litros de agua para baldear las zonas más frecuentadas, como la Plaza del Príncipe, la Alameda del Duque de Santa Elena o las calles San José y Castillo.

En La Laguna, la celebración tuvo doble motivo: a la tradicional Romería de San Benito Abad se sumó la fiesta en la calle por la victoria de La Roja. El histórico entorno de la Iglesia de La Concepción congregó el domingo a unas 6.000 personas frente a uno de los escenarios de las populares verbenas, donde había también una pantalla gigante.

Algunos romeros cambiaron sus trajes de mago por camisetas, banderas y gorras de España a medida que se aproximaba el inicio del partido. El insoportable calor no amedrentó a quienes tenían ganas de pasar un domingo redondo en la ciudad de Los Adelantados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine