11 de julio de 2010
11.07.2010
Fiestas de San Benito 2010

La Laguna consolida su Baile de Magos

Gofio, tortillas y quesos se repartieron entre las 350 mesas instaladas en la plaza de La Concepción, que reunió a 4.000 personas

10.07.2010 | 04:56
La Laguna consolida su Baile de Magos

El fin de semana de las Fiestas de San Benito comenzó a lo grande. Los alrededores de la lagunera iglesia de La Concepción, habitualmente solitarios por las noches, se convirtieron ayer en un hervidero aderezado por ritmos tradicionales, cumbias, comida típica, nubes de azúcar, vino de la tierra, y, como no, cerveza, mucha cerveza. Aunque hubo toques de modernidad, propios de estos tiempos, lo que imperó fue la tradición, encarnada anoche en las más de 4.000 personas que se acercaron hasta aquel rincón del casco para participar de la principal novedad del calendario en honor al patrono de Aguere: el Baile de Magos.

Todas las mesas, exactamente 350, y 3.500 sillas, que había puesto a disposición de los ciudadanos la corporación local, estaban reservadas desde principios de semana, lo que había presagiar el nivel de participación que tendría una iniciativa. Y así fue. Las primeras en llegar, poco antes de las ocho fueron las Romeras Mayores de esta edición. Ataviadas con sus ropas de gala disfrutaban desde temprano en la mesa 151 del catering que les había preparado el Ayuntamiento. Admitían haber pasado los últimos días con la agenda cargada de actos y se quejaban de una ausencia: "La representante de la tercera edad vino no apareció más. No sé para qué se presentan si después no cumplen", criticaba una de ellas. También protestaba un vecino que pasaba por ahí y observaba atónito los centenares de mesas que tapizaban la plaza. "¡Lo que faltaba! Ahora La Laguna copia a San Cruz", decía el hombre indignado.

A las nueve de la noche en punto sonaban las campanas de la La Concepción mientras fuertes ráfagas de viento se colaban por la plaza alborotando los manteles de papel que cubrían las mesas, en su mayoría vacías para entonces. Aunque ya a esa hora era considerable el trasiego de magos con bolsas, cestas, enormes calderos y los socorridos tupper en los que traían quesos, gofio, tortillas, conejos en salmorejo, papas arrugas con mojo, y otras muchas recetas que desprendían un apetitoso aroma.

Pese al anuncio de ola de calor, la noche estuvo bastante fresca, ideal para un traje de mago abrigadito. Narda Santana Siverio, prefirió catalogarla como "una noche ideal". Tenía unas cuantas mesas reservadas en que se sentarían las asociaciones de vecinos de Gracia, San Diego y San Benito. "Seremos más de cien y nos lo pasaremos genial", anunciaba con entusiasmo cuando el alcalde la ciudad, Fernando Clavijo, se acercaba junto al presidente del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior. Preguntado por la queja del vecino que veía en la fiesta una imitación de la capital, Clavijo afirmó que "el Baile de Magos se celebrado siempre en el municipio y si decidimos trasladarlo a la plaza fue porque la multitud de laguneros que participan nos obligaba a buscar un espacio con capacidad para acogerlos con comodidad". El regidor también recalcó que "gracias a las inversiones que se hicieron, que nos permitieron rehabilitar esta zona, disponemos de un entorno privilegiado como este para la fiesta". En igual sentido, Melchior añadió que "el Ayuntamiento ha hecho una labor extraordinaria en la peatonalización". Mientras, desde uno de los escenarios comenzaba a sonar una folia y en otro una cumbia. Y los magos se divertían, cada uno a su ritmo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine