07 de julio de 2010
07.07.2010

Más de un centenar de familias acogen a niños saharauis

Los pequeños proceden de los campamentos de refugiados de Tinduf

07.07.2010 | 15:03
Dos niños caminan por el árido desierto en el que se levantan los campamentos de refugiados de Tinduf, en Argelia.

129 niños saharauis disfrutan desde hoy de un verano inolvidable en Tenerife gracias al programa Vacaciones en paz. Este proyecto persigue dar un respiro a los menores de entre 7 y 12 años que viven en condiciones extremas en los campamentos de refugiados de Tinduf, en Argelia.

Este año son 157 niños los que disfrutan de dos meses de vacaciones en las Tenerife, La Palma y El Hierro. Todos ellos viven refugiados en los campos de Tinduf, territorio que Argelia cedió al pueblo saharaui tras la ocupación de Marruecos del Sahara Occidental. Las condiciones de vida a las que se han de enfrentar diariamente son duras. No sólo se encuentran inmersos en un conflicto que lleva más de 30 años desarrollándose, además han de sobrellevar las características de un terreno desértico en el que los cultivos son escasos, el acceso al agua restringido, las temperaturas extremas y la principal fuente de alimentos la constituyen los envíos de comida por los distintos organismos internacionales.
Gracias al proyecto Vacaciones en paz, los niños saharauis que viven en los campamentos de Tinduf disfrutan de un pequeño paréntesis que les libera de la situación de pobreza y violencia a la que están acostumbrados. En Canarias disfrutan ya no sólo del clima y la estabilidad política y social del territorio, sino que además se benefician del calor de una familia que los acogen como hijos propios.

A su vez, con esta experiencia, los niños canarios se educan en la tolerancia, el respeto y la solidaridad al conocer otras formas de vida y otras culturas durante el periodo que los saharauis pasan en sus hogares.

Estos niños se convierten así en "pequeños embajadores de la lucha de su pueblo por la justicia y la libertad", según los promotores de la Asociación Canaria de Solidaridad con el Pueblo Saharaui.

Durante dos meses, los niños saharauis acogidos por familias canarias disfrutarán de piscinas, playas y de la hospitalidad de los niños de sus edades que se convertirán hasta el próximo mes de septiembre en hermanos adoptivos. Además, se someterán a revisiones médicas impensables en el desierto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine