04 de julio de 2010
04.07.2010

Cuatro de los 80 senderos del Teide se abren a visitantes en silla de ruedas

Los caminos diseñados para personas con movilidad reducida abarcan 751 metros lineales dentro del espacio protegido del Parque Nacional tinerfeño

04.07.2010 | 03:59
Miembros de la Asociación MPT, durante una excursión a bordo de sillas de ruedas adaptadas para hacer senderismo por las Cañadas del Teide.

El Parque Nacional del Teide, el más visitado de España, pondrá en marcha a partir de este verano una propuesta más integradora, que busca atender la demanda de visitantes con movilidad reducida. Para ello, se acaban de habilitar cuatro senderos adaptados para personas en silla de ruedas, dentro de la red que comprende 80 caminos, que en total suman 161 kilómetros.

"El alto número de personas que acude a este enclave protegido de Tenerife, así como a La Caldera de Taburiente, Garajonay y Timanfaya, demuestra que estos espacios son un recurso turístico estratégico y económico para las Islas, aunque siempre anteponiendo la protección de los mismos", destaca el consejero de Medio Ambiente y Ordenación Territorial del Gobierno de Canarias, Domingo Berriel, quien alude a la puesta en marcha de una variada oferta de actividades dirigida a los 8.000 visitantes que recibe diariamente el Parque Nacional tinerfeño.
La figura de máxima protección es la que rige la ordenación y usos permitidos en el Parque Nacional de Tenerife, que ocupa el quinto puesto nacional en cuanto a su extensión superficial. Su gestión y la del resto de parques nacionales canarios de manos del Estado al Archipiélago hace siete meses. Este traspaso se ha realizado de forma "eficiente y con todas las garantías", subraya Berriel.

Berriel apunta que el Gobierno de Canarias tiene como objetivo ampliar el disfrute de la belleza natural de los Parques Nacionales a las personas con movilidad reducida. Ejemplo de este interés es la consecución en el Parque Nacional del Teide de la accesibilidad universal, a través de la supresión de barreras arquitectónicas en todos sus centros de visitantes y la dotación de los medios técnicos que permitan realizar una visita normalizada de todos los usuarios.

Esta medida se complementa con la adecuación de cuatro caminos del Parque Nacional, que abarcan 751 metros lineales de sendero, para su uso por personas con movilidad reducida. El Parque, dentro de su programa de atención a visitantes con necesidades especiales, ha realizado experiencias de educación ambiental destinadas a personas con discapacidad.

Gesta

De hecho, el Teide acoge este fin de semana una nueva gesta protagonizada por un grupo de 21 miembros de la Fundación Global Nature y la Asociación Montaña para Todos, que ascenderán a la cumbre del Parque Nacional con personas con movilidad reducida, contando con la colaboración de guías y guardería y usando como elemento de apoyo unos vehículos de tracción humana denominados joëlette.

"Esta actividad representa un importante paso de integración en las actividades de montaña para las personas con movilidad reducida", apunta el consejero, quien resalta que estas personas, al igual que el resto de visitantes, tienen el privilegio de disfrutar del mayor y más antiguo de los parques canarios. "Su extraordinario paisaje es un monumento geológico de los más espectaculares del mundo, en el que los conos volcánicos y las coladas de lava forman un extraordinario conjunto de colores y formas", resalta Berriel.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine