24 de mayo de 2010
24.05.2010
Rincones de ayer y hoy

El linaje en piedra de Los Carta

Diversas construcciones recuerdan el poder que representó la familia Carta en Tenerife

24.05.2010 | 14:33
La fachada realizada en cantería del Palacio Carta

El Palacio Carta, en las inmediaciones de la plaza de La Candelaria, representa el poder que tuvieron las familias agrarias que llegaron a Santa Cruz durante el siglo XVIII. El inmueble muestra una interesante fachada realizada en cantería y dos patios característicos de la arquitectura tradicional canaria. El edificio, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 1947, fue residencia militar durante el siglo XIX y sede del Banco Español de Crédito. Hace tres años, lo adquirió por el Gobierno de Canarias. El Ayuntamiento de Santa Cruz ha mostrado su intención de solicitar al Ejecutivo autónomo el uso compartido para convertirlo en oficina de información turística y cultural.

El capitán Matías Rodríguez Carta fue uno de los principales promotores del muelle de Santa Cruz. Se sintió atraído por el despegue económico que a mediados del siglo XVIII experimentó la ciudad y no dudó en asentarse en las inmediaciones de la plaza de La Candelaria. Allí, edificó el Palacio Carta, una joya de la "arquitectura culta santacrucera" y el primer Bien de Interés Cultural (BIC) con el que contó la capital.

Poco a poco, el núcleo fundacional de Santa Cruz, en torno a la Iglesia de La Concepción, fue perdiendo importancia a favor de los espacios próximos al puerto. Al mismo tiempo, las inmediaciones de la plaza de La Candelaria empezaban a acoger a familias pudientes procedentes del mundo rural.

Los Carta, vinculados al mundo militar, llegaron en 1721 a Santa Cruz, donde adquirieron un terreno en la plaza de La Concepción, sobre el que levantaron la vivienda. El promotor del Palacio no escatimó en gastos. Los documentos de la época revelan que en 1747, el coste de los trabajos ascendían a 21.914 reales, mientras que los de carpintería superaban los 20.000 reales.

El objetivo final de las familias rurales que en esos momentos llegaban a Santa Cruz no era otro sino refrendar su linaje y poder. Los Carta levantaron una grandiosa construcción en la que sobresale una fachada en cantería de tres plantas. Se trata de una obra que sigue las pautas marcadas por el neocanario.

En la construcción de la fachada trabajó el ingeniero militar Francisco de la Pierre que, desde hacía tiempo, mantenía una estrecha relación de amistad con el propietario de la vivienda. La Pierre también había participado durante su estancia en Santa Cruz en las obras del muelle capitalino.

El catedrático de Historia del Arte de la Universidad de La Laguna, Francisco Galante, destaca esta vivienda como un claro ejemplo de la arquitectura tradicional canaria del siglo XVIII. "En su interior sobresale la estructura articulada en torno a un gran patio, propio del estilo del momento", indica el profesor.

El edificio fue sede de la Capitanía General de Canarias y del Gobierno Civil hasta mediados del siglo XIX. Además, el Banco Español de Crédito instaló allí la oficina principal.

En la actualidad, el Palacio de Carta es propiedad del Gobierno de Canarias desde 2007, fecha en la que fue comprado al Banco Español de Crédito.

El Ayuntamiento de Santa Cruz ha reclamado poder compartir el inmueble para convertirlo en oficina de información turística y cultural.

El poder de Los Carta se extendió a otros lugares de la capital. Llegaron a tener una capilla propia en la iglesia matriz de La Concepción. Se trata de una inversión suntuaria como pretexto para legitimar su condición social. El oratorio está dedicado a San Matías y en ella sobresale la cubierta tallada en madera de cedro.

Las propiedades del matrimonio Carta se extendían hasta la plaza de la iglesia de La Concepción, donde Matías Carta compró una vivienda de dos plantas. En Valle Guerra, en La Laguna, adquirieron en 1726 una edificación donde realizaron diversas ampliaciones para convertirla en una hacienda rural. Hoy, esa construcción es la sede del Museo de Antropología.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook