29 de marzo de 2010
29.03.2010
SANTA CRUZ / la voz de los vecinos

Un Barrio que ya no es Nuevo

30.03.2010 | 13:36
Un Barrio que ya no es Nuevo

Barrio Nuevo es uno de los enclaves más alejados del centro de Santa Cruz. Sus vecinos, la mayoría personas de edad, se sienten olvidados

No tienen un solo parque en el que sentarse a tomar el sol. De momento, nadie les da una solución. Ven pasar el tiempo y siguen esperando que el Ayuntamiento arregle los desperfectos que dejaron las riadas de marzo de 2002. En cambio, defienden a capa y espada la ventaja de que en la zona todos se conocen. "Aquí no hay delincuencia. La Policía nos lo ha comentado en varias ocasiones", dicen orgullosos.

"Años luchando, pero los resultados son escasos". Así de tajante se muestra la presidenta de la Asociación de Vecinos de Barrio Nuevo, Eliza Minguez. Resulta impensable que en pleno siglo XXI aún haya zonas donde no existen parques, las plazas para celebrar las fiestas locales son un pedazo de calle o haya viviendas a las que no llegan los coches. A las afueras de Santa Cruz, los habitantes de Barrio Nuevo luchan por salir de un olvido que parece eternizarse.

Los destrozos de la riada del 31 de marzo de 2002, el paso del Delta y las tormentas del mes de febrero siguen sin resolverse. Varias familias tuvieron que ser alojadas en otros barrios.

Los que se quedaron en Barrio Nuevo aún esperan que se reponga una torre de luz que quedó inservible tras las lluvias. "Hubo destrozos cuantiosos. Seis coches fueron arrastrados. Los muros y las barreras de protección se cayeron", dice, angustiada, Minguez. "Espero que algún día las repongan", añade.

Los habitantes coinciden en que todos los proyectos que empiezan en la zona se quedan a medias. "Han anunciado un muro de contención para que cuando llueva no baje el agua hacia la parte baja. Pero, de momento, no hemos visto que se haya hecho nada", lamenta la portavoz vecinal.

Sin parques
La población joven de Barrio Nuevo ha optado por abandonar el lugar y trasladarse a otras zonas de Santa Cruz. Los que se quedan, se las ingenian para buscar un lugar en el que poder jugar un partido de fútbol o un banco en el que compartir tertulia con los amigos. Posiblemente, sea la única zona de Santa Cruz en la que no existe ni un solo parque.

El único que existía, quedó mutilado tras la riada de 2002. "Había uno en La Llanita, pero las lluvias arrasaron con los columpios y toboganes". "Queda sólo algún banco", reconocen los jóvenes. "Desde entonces, no hemos tenido respuesta alguna", sentencian.
Aparcar en Barrio Nuevo puede convertirse en una odisea. No hay aparcamientos y la mayoría de las familias tienen varios vehículos.
La portavoz de los vecinos ha trasladado, en numerosas ocasiones, la intención al Ayuntamiento de construir un parking subterráneo y sobre él, un parque. "Optamos por que se haga en uno de los solares que hay en la calle Tajinaste frente a la sede de la Asociación. De momento, no hemos recibido respuesta", explica.

Las personas mayores tampoco encuentran mucho entretenimiento en la zona. En los últimos tiempos, clases de manualidades y gimnasia en la sede de la asociación centran el interés de los más longevos.

Las carencias llegan hasta tal punto que una vía sin salida se ha convertido en una improvisada plaza cada vez que hay una fiesta local. "Ponemos unas colchonetas para que jueguen los niños cuando hacemos alguna fiesta. Incluso, traemos de procesión a una pequeña virgen", comenta anecdóticamente.

En la parte alta del barrio, vive Nelida Batista. Tiene 66 años y lleva más de 50 residiendo en el lugar. Acompañada de su hijo se queja de cómo está el lugar.

"Los solares están llenos de basura y rastrojos. Nadie los limpia y cualquier día puede ocurrir un incendio", lamenta, mientras se queja de que las escasas cabinas están por regla general estropeadas. "Algunos no tenemos teléfono en nuestras casas y si nos ponemos malos no podemos ni llamar a una ambulancia", comenta.

Faltan puntos de reciclaje en el lugar. El Consistorio ha colocado carteles donde se prohibe arrojar basura. Sin embargo, algunos parecen no tenerlos en cuenta. Un solo barrendero para todo el barrio se afana en limpiar las calles.

Pero todo no son carencias en Barrio Nuevo. Los vecinos orgullosos no dejan de repetir que los distintos cuerpos de seguridad les han reconocido, en más de una ocasión, que es el barrio más seguro de Santa Cruz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook