22 de noviembre de 2009
22.11.2009
La Laguna

Todo al hoyo que no se ve

Los vecinos de Hoyo de Gracia se quejan de estar abandonados

22.11.2009 | 23:37
Gran cantidad de desperdicios en los solares y en los barrancos.

Los vecinos de Hoyo de Gracia no sólo se quejan de las ratas, la suciedad que hay en el barranquillo, los cables que cuelgan de los edificios o de que el Camino Real, que conectaba Santa Cruz con La Laguna, haya sido cortado levantando un muro, sino que critican el abandono que sufren por parte del Ayuntamiento.

Hoyo de Gracia es un pequeño barrio formado por cinco calles en total y escondido debajo de la avenida de Los Menceyes. Este pequeño núcleo está muy cerca del casco histórico, Finca España o Pueblo Hinojosa. Sin embargo, salir de este entorno puede resultar una pequeña odisea si no se conoce el estrecho puente que conecta con Pueblo Hinojosa o no se es diestro con el embrague y el acelerador para mantener el coche en la gran pendiente que permite incorporarse a la avenida de Los Menceyes. Aún teniendo esa habilidad, la velocidad que llevan los vehículos que suben hacia la Curva de Gracia dificulta dicha salida.

Sobre los problemas que tiene el barrio con la comunicación, los vecinos afirmaron que "queremos que cambien la señal que prohíbe el giro a la izquierda así como el cambio de sentido. Además, el espejo que hay en el cruce no suele durar ni una semana. Estamos contentos porque este ya tiene tres semanas y no lo han roto".

Otro de los problemas que tiene este pequeño barrio es que "las personas mayores o con muletas o en silla de ruedas no pueden salir de aquí", explicaron. Las opciones que tendría un mayor para ir a la farmacia o al centro de salud son dos: llamar a un taxi o que algún familiar le alcance. La presencia de unas escaleras que conectan el barrio con la avenida de Los Menceyes y la gran cuesta que hay que subir impiden que estos vecinos puedan desplazarse andando. A esto hay que sumar el muro que se levantó en el Camino Real así como las actuales edificaciones, que han contribuido a que este núcleo se quede prácticamente incomunicado si lo que se pretende es ir caminando.

Los vecinos también están preocupados porque el Ayuntamiento no ha procedido al soterramiento de los cables por lo que el barrio "parece una tela de arañas. Hay cables por todas partes". La presencia de estos cables no sólo contribuye a afear el lugar sino que también está causando el desprendimiento de las fachadas de las viviendas en las que se sostienen. Al problema de los cables hay que añadir que el cuadro de la luz se puede abrir fácilmente y que está muy bajo, por lo que "algún día nos vamos a llevar un susto".

Los vecinos también critican la suciedad que presentan los solares –al parecer, algunas personas insolidarias tiran sus desperdicios en estos lugares– así como los barranquillos. Además, el barrio aún tiene los contenedores de basura antiguos y "no se puede reciclar" puesto que faltan los depósitos amarillos y los de papel. Otro inconveniente es que los actuales camiones de basura no pueden girar bien en la estrecha calle en la que se encuentran.

"El pasado mes de julio, tuvimos un incendio en un solar y los camiones de los bomberos no pudieron entrar al barrio, se tuvo que apagar el fuego tirando el agua desde la avenida de Los Menceyes", afirmaron para añadir que "el Ayuntamiento no asfalta las calles ni las pinta".
La última vez que se hizo fue en los años 80, y en aquel entonces fueron los propios vecinos los que reunieron dinero para acometer ellos estas labores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine