08 de noviembre de 2009
08.11.2009
Santa Cruz
Rincones de ayer y de hoy 

Un espacio para la gimnasia rítmica

07.11.2009 | 20:10
Imagen del exterior del Pabellón Ana Bautista.

Lleva el nombre Ana Bautista en honor de la gimnasta tinerfeña que en 1989 elevó a lo más alto a la gimnasia rítmica española, consiguiendo cuatro medallas en la Copa de Europa, desbancando a las gimnastas búlgaras y soviéticas, reinas de la modalidad en aquella época. Nos referimos al pabellón de gimnasia que se construyó a principios de la década de los 90 en Duggi, junto al barranco de Santos, un edificio diseñado por AMP Arquitectos y que fue distinguido en 1992 con el Premio Oraá.

El pabellón Ana Bautista se levanten en una parcela de más de 2.300 metros cuadrados, junto al barranco de Santos, en el popular barrio de Duggi o El Monturrio, como también se le conoce. Su construcción se impulsó a finales de la década de los 80 del siglo pasado, época en que estaba como alcalde del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife Manuel Hermoso Rojas. Eran unos años en que la gimnasia rítmica española estaba en lo más alto, gracias a la tinerfeña Ana Bautista.

El proyecto, realizado por el estudio AMP Arquitecto, data de 1988. Los profesionales que lo efectuaron no recuerdan exactamente si se les adjudicó mediante un concurso o fue directamente. Recuerdan que la ubicación de la parcela, en medio del barranco de Santos, sobre un macizo de basalto, les pareció "interesante" y que en el transcurso de la obra les surgieron problemas de cimentación que obligaron a poner unos pilotes más grandes para sustentar la edificación. "En aquel tiempo no era preceptivo realizar un estudio geotécnico del terreno y nos encontramos con arcillas expansivas", dice Felipe Artengo, unos de los arquitectos del estudio de arquitectos.

En aquellos momentos., la ciudad necesitaba un espacio multifuncional. Por ello, se buscaba un diseño que permitiera la máxima versatilidad y funcionalidad del equipamiento, así como, una solución que fuera económica. Igualmente era necesario tener en cuenta los valores paisajísticos del lugar, que obligaban a cuidar al máximo el impacto visual del volumen edificado.

Todos estos condicionantes fundamentaron las características básicas del proyecto. Así, se planteó una cubierta ligera curva que se eleva como una ola o como las cintas de las gimnastas sobre la plaza rehundida en el terreno hasta permitir el acceso directo a las gradas superiores.

El edificio tiene forma rectangular y resuelve de manera eficaz la polivalencia de usos, el acceso en un vértice de paso a a los graderíos y a un balcón de servicios administrativos, bar y aseos. La estructura consiste en diez arcos de madera laminada, que están apoyados ante una gran cristalera en cinco pilares metálicos que, a modo de cinco gimnasta, soportan la estructura de 40 metros de luz y 16 metros de altura.

La luz natural entra por ambos lados, reflejándose en la bóveda de chapa galvanizada o bien deslizándose bajo las gradas hasta la pista. La iluminación artificial se realiza mediante tres luminarias lineales preparadas para instalarse un puente grúa que permita una mayor flexibilidad de uso del recinto deportivo.

La pista central admite diferentes usos deportivos, e incluso espectáculos de otro tipo como danza, teatro y musicales. En este punto, los arquitectos destacan que el edificio tiene una muy buena acústica, algo que es importante en los concursos de gimnasia rítmica. En la planta inferior están los vestuarios, y almacenes, así como tres canchas y un gimnasio.

Hormigón y piedra
El hormigón visto, piedra natural, metales plomizos y paneles fenólicos son los materiales constructivos de un edificio austero que permite, además, un mínimo costo de mantenimiento de uso a través de los años. La plaza de acceso al recinto está aún pendiente de ejecutar. En su día no se ejecuto, probablemente por una cuestión de recursos económicos. Pero ya han pasado más de 15 años y la plaza sigue sin ejecutarse.

Para los autores del proyectos fue una auténtica sorpresa cuando el Colegio de Arquitectos de Canarias premió este proyecto ex aequo con el Colegio Mayor San Agustín con el Oraá y Arcocha, máxime cuando en una edición anterior habían premiado otro proyecto de ellos, el de la gasolinera de Texaco.

Usos
El Pabellón Ana Bautista acoge las actividades de la Escuela deportiva Municipal especializada en Gimnasia Artística para niñas y las de la Escuela Municipal de Danza, durante el curso escolar. En el recinto también se imparten actividades municipales guiadas por monitores, previa inscripción. Igualmente, las instalaciones son usadas por clubes federados del municipio o por particulares, eso sí, previa reserva. El Ayuntamiento de Santa Cruz calcula en 320 la media de usuarios de uso libre y federados habituales del Pabellón Ana Bautista al año. El número de los que asisten a actividades guiadas por monitor se estima en unos 100 usuarios.

Este centro de gimnasia ha acogido también algunos eventos deportivos puntuales. Precisamente, el pasado verano fue el escenario del I Campus de Gimnasia Rítmica Ciudad de Santa Cruz y Ana Bautista, la que ha sido la mejor gimnasta de Tenerife de todos los tiempos, fue una de las estrellas que trabajaron con las niñas de 6 y 18 años que se inscribieron en el mismo. Aquí también se han celebrado algunas competiciones oficiales de Gimnasia Rítmica, como el Campeonato de Canarias.

En alguna ocasión, el recinto se ha usado también para eventos que no están relacionados con la gimnasia.

El sello de amp
AMP Arquitectos lo formaban en un principio los profesionales tinerfeño Felipe Artengo Rufino, José María Rodríguez -Pastrana Malgón y Fernando Martín Menis. Éste último deja de pertenecer al estudio en 2004.

El estudio ha sido galardonado en varias ocasiones con el Premio Oraá y Arcocha, entre ellos uno ex aequo al Colegio Mayor San Agustín y el Pabellón Ana Bautista. AMP también ha obtenido numerosos premios en concursos de arquitectura a nivel nacional, como la Bienal de Arquitectura de España o el FAD, e internacional. Suyas son obras como la gasolinera Texaco, la ampliación del Jardín Botánico de la Orotava, el Parque del Drago en Icod de los Vinos, el Espacio Cultural El Tanque, la sede de la Presidencia del Gobierno Canario en Tenerife o el edificio Magma Arte & Congresos de Adeje.

Pese a que todas las obras diseñadas por este equipo de arquitectos son muy diferentes, podría decirse que todas tienen su sello. El sello de AMP, según Felipe Artengo, podría ser que son diseños "muy arraigados en el paisaje de su entorno". Este arquitecto explica que siempre miran mucho el entorno en que se va a construir, el fin al que se va a destinar la edificación en concreto y, finalmente, la creatividad, que él define como "un salto al vacío". También es muy importante para este equipo de arquitectos que las edificaciones sean sostenibles y la utilización de materiales reciclables y reciclados.

Estos profesionales, que tienen un amplio equipo de colaboradores detrás, consideran importantes todos sus proyectos, aunque reconocen que "el último es siempre el que más te gusta". Los premios son para ellos interesantes, en tanto que representan un espaldarazo al trabajo que realizan y como anécdota resaltan que la mayoría de las ocasiones en que han sido galardonados con el Oraá, el concurso se fallaba en Las Palmas.

Felipe Artengo y José María Rodríguez Pastrana consideran positivo tener en Tenerife diseños de arquitectos consagrados a nivel internacional. "Eso es algo que ha sucedido en todos los tiempos y, además, es enriquecedor que gente puntera de fuera deje edificios en nuestras ciudades", dicen, porque eso permite "elevar el nivel de la gente que trabaja aquí".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook