14 de noviembre de 2008
14.11.2008

Ana Oramas: "Mi etapa como alcaldesa ha terminado y ahora quiero darle una oportunidad a mi familia"

La diputada nacional confirma que Fernando Clavijo será el nuevo alcalde del municipio. Oramas llora en la rueda de prensa en la que confirmó lo anunciado ayer en el pleno del Ayuntamiento de Aguere

14.11.2008 | 18:13
Momento en el que anuncia la renuncia a su cargo.

La alcaldesa de La Laguna, Ana Oramas, compareció este viernes ante los medios de comunicación para explicar todos los pormenores de la decisión hecha pública ayer sobre su dimisión. Al respecto, confirmó que el nuevo alcalde del municipio será el concejal Fernando Clavijo, hasta ahora responsable de Urbanismo y primer teniente de alcalde y a quien se refirió como "un hombre con experiencia, con ideas nuevas y con una gran capacidad de trabajo".

"Tenía que buscar lo mejor para la ciudad, para la formación política a la que represento y para mi familia. No se trata de que haya elegido entre La Laguna y el Congreso, sino de que mi etapa como alcaldesa ha terminado y de que quiero darle a mi familia la oportunidad que no le he dado en estos diez años", expresó.

Oramas, en un acto celebrado en la Casa de Los Capitanes del Ayuntamiento y en el que estuvo arropada por todos los concejales de Coalición Canaria (CC) y numerosos amigos y simpatizantes, se mostró manifiestamente emocionada durante su intervención, hasta el punto de que, al no poder contener las lágrimas, en varias ocasiones tuvo que parar de leer las palabras que había preparado. "Empieza una nueva época y los proyectos a largo plazo que quedan en el municipio han de hacerlos otras personas", indicó.

SOCIALISTAS "MARAVILLOSOS"

El Ayuntamiento acogerá el lunes 17 de noviembre un Pleno extraordinario en el que Ana Oramas formalizará su renuncia, aunque recordó que hasta entonces continúa siendo la alcaldesa del municipio y este fin de semana asistirá a los actos programados en su agenda, que piensa "cumplir hasta el último día". En cuanto a las declaraciones de algunos políticos socialistas que consideran que la decisión adoptada es una falta de respeto a los laguneros que le votaron, subrayó que ésa no es la "concepción" que ella tiene.

"Pienso que esas personas votaron el proyecto de Coalición Canaria y no a mí. De cualquier modo, me quedo con las palabras de Javier Abreu o de Juan Carlos Alemán y con las llamadas de teléfono de José Segura, Ramiro Cuende, Salvador García Llanos y muchos socialistas maravillosos. Cuando ya no sea alcaldesa, seré libre de ser amiga de mucha gente con la que no pude tener hasta ahora una amistad más estrecha", dijo.

También valoró el hecho de que, a partir del próximo lunes, podrá "tener cuatro días a la semana para 'lagunear', para disfrutar de esta ciudad" o para poder tomarse "un vaso de vino", aunque remarcó que no piensa despedirse y que prevé asistir al pleno en el que se nombre al nuevo alcalde". Ana Oramas insistió en que le "encanta" la política y afirmó que no le gustan "las personas que basan sus decisiones en estrategias personales", tras lo que reiteró que su decisión ha sido "meditada, adecuada y seria" y que no tiene "ninguna ambición después de haber sido la alcaldesa de esta maravillosa ciudad".

"SIN PRECIPITACIÓN NI EGOÍSMO"

En su comparecencia informativa, Oramas leyó unas palabras que, según dijo, escribió anoche tras hacer pública su dimisión. "Estos días, reunida con Fernando Clavijo, hemos visto que las grandes infraestructuras y proyectos del municipio los hemos cumplido, y ahora se abre un camino apasionante que llevará a La Laguna a un momento histórico", comenzó la alcaldesa, quien mencionó las iniciativas que se están iniciando ahora.

"Con esos temas sobre la mesa, vi que era el momento de llevar a cabo una idea que he venido meditando en los últimos meses, el momento de dejar la Alcaldía y dar paso al nuevo equipo que puede abordar la ejecución de esos grandes proyectos". La alcaldesa aludió a estos diez años como "una etapa muy intensa" en la que, entre otros acontecimientos que la han marcado, el casco histórico ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad y se ha logrado que La Laguna "viva hoy un momento de esplendor desconocido en el último siglo".

En esta línea, sostuvo que éste es "el momento idóneo y preciso para dar un paso a un lado y dejar al frente del municipio a Fernando Clavijo, alguien capaz de abordar y liderar esta nueva etapa de relanzamiento de la ciudad que comienza ahora y quien aportará una adecuada combinación de experiencia y renovación, de entrega y solvencia". La alcaldesa se mostró convencida de que el equipo que toma el relevo "no sólo está preparado, sino lleno de ilusión" y con "mucha más experiencia" de la que ella tenía cuando llegó al cargo.

Tras recalcar que esta decisión no es "precipitada, inconsciente ni egoísta", afirmó que está haciendo "lo mejor" para la ciudad, para CC y para su familia, por lo que lo "difícil", precisó, "no ha sido tomar la decisión ni dar el paso", sino que lo afronta como un "ejercicio de responsabilidad" en todos los ámbitos.

CONCIENCIA TRANQUILA

Ana Oramas, quien tuvo que interrumpir varias veces su discurso debido a la emoción, aseguró que deja el Ayuntamiento con la conciencia de que ha hecho bien su trabajo. "No estoy triste, sino contenta, con una gran serenidad y sabiendo que ni un solo día he hecho dejación de mis responsabilidades durante los casi dos años que he compatibilizado la Alcaldía de La Laguna con mi trabajo como diputada en el Congreso", señaló.

Por tanto, aseguró que saldrá del Ayuntamiento "llena de orgullo y de agradecimiento, porque encima de los buenos momentos y de las experiencias duras e intensas están los ciudadanos de La Laguna", con quienes ha podido "debatir, proyectar, trabajar, discutir, soñar y convivir" y los que le han hecho "mejor persona, más cercana a los débiles, más responsable ante los ciudadanos y más firme ante los fuertes".

Ese "enriquecimiento interior", continuó, "es algo que no tiene precio", que se lleva "como el trofeo más valioso, como la deuda más importante" que tiene "con todos los laguneros", porque es, afirmó, "una lección de vida" que no olvidará "jamás" en su carrera política.

DESMENTIDOS

A continuación, la alcaldesa procedió a desmentir los numerosos rumores que han surgido desde que ayer anunciase su dimisión. Así, expresó su apoyó al presidente de CC de Tenerife, Javier González Ortiz, "una persona fantástica y adecuada para liderar CC en la Isla", y quiso rechazar "absolutamente" que ella pretenda "plantarle cara". "Voy a estar con él en el Congreso Insular y trabajando los próximos cuatro años", dijo. Hay que recordar que el Congreso será los días 29 y 30 de noviembre en el Sur de la Isla.

Añadió que continuará como diputada en Madrid y que no aspira a ocupar la Presidencia ni Vicepresidencia del Gobierno de Canarias, después de que algunos de los comentarios que circulan vayan en la línea de que se dé esta posibilidad debido a que el presidente, Paulino Rivero, está guardando reposo por un problema de salud. Al respecto, recordó que para ello debería darse una serie de circunstancias que actualmente no existen.

"Estoy en una buena etapa personal y tampoco estoy enferma; me he hecho una revisión médica y hasta dentro de un año no me tengo que hacer nada, y tampoco me marcho por el hecho de que se hayan retirado dos enmiendas de CC en el Congreso", prosiguió Ana Oramas, quien insistió en que los motivos de su renuncia son los expuestos y no otros. "Tengo una hija de catorce años y un marido, y quiero darle una oportunidad a mi familia. No es que no pudiese continuar como alcaldesa y como diputada, porque ya lo he hecho, pero a costa de mi familia", insistió.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook