01 de junio de 2008
01.06.2008
Puerto de la Cruz

Los bares de Martiánez se demolerán este verano

Eva Navarro informó de que la tramitación de los derribos está muy avanzada y las obras empezarán en julio

01.06.2008 | 01:00
Las dos cafeterías y restaurantes son explotados por concesión administrativa desde 2006 por la empresa Ródano-Tenerife.

Los dos bares que aún permanecen en la playa de Martiánez desaparecerán tras los próximos meses de verano. La concejala responsable del Área de Urbanismo, Eva Navarro, indicó que la tramitación de los expedientes de derribo de las citadas construcciones se encuentra muy avanzada, por lo que " en un mes cumpliremos los trámites administrativos necesarios, que son la finalización del proyecto, la autorización de Costas y el decreto de demolición".
En este sentido, Navarro aseguró que "en el mes de julio, la zona de Martiánez se verá libre de esta importante barrera visual y la zona ganará en calidad de infraestructuras y en atractivo turístico, no en vano la denominada carretera del Este es una de las principales entradas al municipio, con unas espectaculares vistas de la costa y el litoral de nuestro municipio".
Por otra parte, la edil comunicó al ingeniero jefe de la Demarcación de Costas, Carlos González,que la tramitación para solicitar los permisos de demolición de los dos inmuebles explotados por la empresa Ródano, se encuentran en su última fase de tramitación. Al respecto, González mostró su satisfacción por las diligencias iniciadas por el Consistorio y recordó que las demoliciones permitirán la recuperación de una parte importante del litoral de Puerto de la Cruz.

Una playa libre de obstáculos

La decisión de eliminar los dos establecimientos ubicados en la playa de Martiánez fue acordada en Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Puerto de la Cruz, el pasado 18 de febrero, a instancias de una providencia de la alcaldesa, Dolores Padrón. Los dos bares construidos en Martiánez a mediados de la década de los noventa del siglo pasado, en sustitución del legendario bar Columbus, provocaron desde un primer momento una gran controversia en el municipio por su dudosa estética y, sobre todo, por el estrechamiento que provocaron en la avenida de Colón y por impedir la visión del mar desde esta vía. Los dos establecimientos son explotados por la empresa Ródano-Tenerife, desde que en marzo de 2006 se adjudicó a esta entidad los servicios de restauración de la empresa municipal Pamarsa. Según el pliego de condiciones, el Consistorio puede recuperar la zona, previa indemnización a la empresa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine