09 de febrero de 2019
09.02.2019

Detenido tras aparecer su pareja descuartizada en Alcalá de Henares

09.02.2019 | 01:27
El detenido, custodiado por la Policía.

La Policía Nacional detuvo durante la madrugada de ayer a un hombre de 42 años tras hallar el cadáver descuartizado de su pareja, una joven de 22 años, en un arcón congelador en una vivienda de Alcalá de Henares, en Madrid.

El detenido era pareja sentimental de la víctima, cuya desaparición había denunciado su madre en diciembre de 2018 en la localidad madrileña, si bien su familia no tenía contacto habitual desde septiembre de 2017, según fuentes de la investigación. Otras fuentes consultadas relataron que la joven, nacida en diciembre de 1996, según consta en la denuncia, es de origen ruso y adoptada como sus otras dos hermanas, de la misma nacionalidad.

No mantenía relación con su familia pero su madre trató de ponerse en contacto con ella en repetidas ocasiones unos días antes de Navidad. Tras no conseguirlo denunció su desaparición el 30 de diciembre.

Hace tres días y tras las pesquisas policiales realizadas a raíz de la denuncia, los agentes acudieron a la casa, situada en un bajo habilitado como vivienda en el número 3 de la calle Camino de Santiago, en la que la víctima presuntamente vivía desde verano. El detenido manifestó a los policías que la joven ya no residía con él, pero no les dejó entrar cuando le pidieron acceder a la vivienda sin orden judicial y, según fuentes cercanas al caso, espetó: "No os fiais de mí o qué".

Los agentes, entonces, solicitaron mandamiento de entrada y registro de la vivienda, a la que accedieron en la tarde del jueves y descubrieron el cadáver descuartizado de la joven en un arcón congelador en el interior de una bañera.Horas después del hallazgo, sobre las 4.30 horas, la Policía detuvo al hombre en el bar donde trabajaba como presunto autor de lo que apunta a un nuevo crimen machista.

"Yo tenía alquilada una habitación a estas personas, cerrada con una llave, y yo ahí no he entrado nunca; cuando uno alquila una habitación el propietario no entra a ver qué hay", señaló el dueño de la casa, que también residía en el antiguo local habilitado como vivienda. "Aquí estuvo ayer la Policía con un montón de despliegue, me pidieron colaboración, que abriera la puerta y que fuera discreto", indicó el propietario del inmueble tras señalar que no sospechó de la ausencia de la chica y que el detenido parecía "una persona normal y corriente".

De confirmarse como caso de violencia machista serían ocho las mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas en lo que va de 2019. El número de atención a las víctimas de violencia de género es el 016 y, aunque no deja rastro en la factura, debe eliminarse del registro de llamadas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook